Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Al otro extremo

No deja ser interesante el auge que ha tomado la discusión sobre la protección para los niños en contra del abuso sexual, campañas en las que tanto el Estado y entidades de carácter privado están poniendo todo su empeño, según se ve en la manifestación mediática que ha servido de eco.



Foros y reuniones con expertos de las diferentes ramas que tienen con ver con el comportamiento humano, ya casi son acciones cotidianas que en ningún momento deberán perder su trascendencia. Al contrario, deben seguirse organizando con toda la frecuencia que se requiera e involucrando a la familia como eje fundamental de esa problemática.

No obstante, algo llama la atención: la publicidad mediática se centra en el hombre (ente masculino) como la figura reiterativa cuando se trata de señalar a las personas que se atreven a violentar la sexualidad de un niño.

Una propaganda televisiva, en boga por estos días, dice algo así como que el violador puede adoptar el comportamiento de un ser humano común y corriente. Y en la imagen aparece una niña sentada a la mesa. Al otro extremo, un hombre con mirada acechante. Es el cuadro consuetudinario.

Pero, ¿por qué no cambiarlo por una mujer? Ella también podría tener las armas, el sigilo, las palabras, el engaño, las insinuaciones, el desequilibrio y la suficiente carga de morbosidad como para abusar sexualmente de un niño, niña o adolescente.

Si se emprendiera una encuesta entre adultos o personas de la tercera edad, con seguridad muchos de ellos contarían que sus tempranos inicios sexuales fueron propiciados por una muchacha del servicio, una prima precoz, una tía solterona, una vecina, una trabajadora sexual sin escrúpulos, una profesora sin ética ni espiritualidad, una mamá inconsciente, etc.

Sobre niños y niñas se cierne la misma amenaza. Pero en el caso de los primeros, las cosas se dejan pasar como si fueran lo más natural del mundo. Al amparo del machismo latinoamericano, los padres podrían estar conscientes de las andanzas del hijo con alguna mujer mayor, pero se harían los desentendidos; e incluso, aplaudirían la anomalía como si fuera el gran acontecimiento.

Las lamentaciones aparecen cuando la víctima, antes aplaudida, se convierte en el adulto abusador sexual, después; en el fornicador que produce hijos irresponsablemente, en el adicto a la pornografía, en la prepago que soluciona todo en la cama, en el maltratador de mujeres, en el capo de la trata de blancas. Y pare de contar.

La inexistencia de la mujer en el proceso de agresiones sexuales a niños y adolescentes no sólo está planteada en los medios de comunicación. También es un “olvido” que ha hecho parte de foros, conferencias y publicaciones impresas, que ni siquiera sugieren tal posibilidad.

Raras veces, cuando se trate de un niño o adolescente, se conocerán denuncias o exposiciones ante el escarnio público. La víctima guardará silencio, no impelida por el miedo o la vergüenza, sino por el orgullo machista. Aunque en el caso de niñas o jovencitas el abuso suele ser más difícil de detectar (incluso, para la misma víctima), dada la permisividad físico-afectiva que acostumbran a compartir las mujeres.

En todo caso, desde la infancia, las más protegidas son las mujeres, pero jamás pensando en que otra mujer podría violentarlas, sino en que un hombre acechará siempre al otro extremo de la mesa.

Ralvarez@eluniversal.com.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Ke interesante...!

Ke interesante...!