Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Así suene escandaloso

Lo mínimo que uno debería esperar y exigir de quien maneja dineros ajenos (léase dineros públicos) es pulcritud, transparencia, honestidad. Lo mínimo digo, porque el objetivo no es la pulcritud, si no que esos dineros produzcan la máxima rentabilidad posible en términos económicos y sociales.



No obstante en la práctica muchos se declaran satisfechos si sólo se logra lo primero, aunque las obras de transformación urbana y social, por ejemplo, no aparezcan en el inventario de los objetivos y realizaciones.

La función básica de quien ocupa un lugar en la administración pública que le permita ordenar el gasto, es saber qué hacer, y ser capaz de hacerlo. Con que no robe, no basta; porque puede malgastar los recursos en obras inoficiosas, o extremadamente cotosas y de bajo impacto urbanístico o social, sin coger, ni permitir que sus subalternos cojan, un solo peso; mientras el elector espera obras que transforme positivamente su vida cotidiana.

Si no hay plata para hacerlas, hay que idear las formas de obtenerla: a pesar de los traspiés que ha sufrido el emisario submarino, y la dura crítica que desde esta columna hemos hecho, “El Plan Maestro de Alcantarillado” es una muestra de cómo se conciben y se ejecutan grandes obras: no se requiere anteponerle el “mega”.

En otras palabras, malgastar y robar son “casi sinónimos” en la administración pública. La administración se valora, creo yo, más por el impacto positivo que tiene sobre la sociedad, que, o en equilibrio con lo que el gobernante logre acumular de manera mal habida en su patrimonio. Suena escandaloso, pero no por eso deja de ser cierto: la gente en la calle aún dice “que coja, pero que haga”.

Es que para el ciudadano expectante, da igual que el gobernante bote el dinero al mar, no haga nada con él, o que se lo guarde en el bolsillo (bueno, esto último da más rabia). Si lo llevamos al campo personal es más fácil entenderlo. ¿Cuestionaría usted a un comisionista que le proporciona buenas utilidades, si se coge algunos pesos?

Sin embargo lo peor no es que coja, si no que no haga nada. Esa serie de individuos, más cerca de la farándula que de las responsabilidades; que luchan y conquistan un cargo público para satisfacer el ego (estar en la mira de los medios y de las reuniones sociales); hacerse a un buen salario, y cuando se sacian de eso, hasta hacerse a unos recursos públicos que le permitan continuar en la vida de no hacer nada, o buscar las relaciones que le permitan subir otro peldaño más en la pirámide de la egolatría. De esos hay muchos en el escenario nacional. Casi me atrevería a afirmar (exagerando, por supuesto) que para ser político hay que ser farandulero y vanidoso; y de la farándula se puede brincar fácilmente a la política.

En la mente de esas personas no está, ni por asomo, el deseo de servir, ni las ganas de hacer obras, sino simplemente de servirse. Y así no nos sirven de nada; no importa que sean transparentes, se vayan sin un peso en el bolsillo (¿?) y dejen las arcas del erario público llenas.

Estas reflexiones un poco descontextualizadas con el momento, para llamar la atención del ciudadano, y de los aspirantes, sobre las elecciones que se realizarán a finales de este año: a escoger un buen ejecutivo.

*Ing. Electrónico, MBA, pensionado Electricaribe

movilyances@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Que profundidad de pensar de

Que profundidad de pensar de este coumnista,Estas son razones poderosicimas para identificarnos CON EL...

Por citar solamente, el

Por citar solamente, el estado de la movilidad terrestre en Colombia, cuanto dinero se han robado y las vias no existen; cuanto dinero se han robado en demandas contra el estado, en connivencia con algunos, p.éj; profesores y la educacion cada dia mas mala.
Ahora, este articulo fundamentalista, me hace recordar tristemente a la actual alcaldesa Judith Pinedo.
Lo mas triste, despues salen huyendo de Colombia.

¿ke va a ejecutar el "buen

¿ke va a ejecutar el "buen ejecutivo"?...¿ke es una ciudad o una ciudad región?
pdt: "De esos hay muchos en el escenario nacional" y de manera conspicua -diría yo- en el femenil local ... el teatro es a Grecia, como la farándula es a ¿...?

ME DA PENA CON ESTE SEÑOR,

ME DA PENA CON ESTE SEÑOR, ESTE ARTICULO LO COMPARTO PERO HA ESCRITO OTROS QUE DESTILA HIEL!!!!NO TIENE UN CORAZON SANO-