Indicadores económicos
2017-08-24

Dólar (TRM)
$2.986,88
Dólar, Venta
$2.875,00
Dólar, Compra
$2.740,00
Café (Libra)
US$1,48
Euro
$3.524,21
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,72
Petróleo
US$48,41

Estado del tiempo
2017-08-24

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 07:45

Marea max.: 12 cms.

Hora: 14:49

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-08-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Balance intranquilo

A pesar de los atentados, no existen razones para entrar en pánico y pregonar el resurgir de la guerrilla, ni la inoperancia de la tropa oficial. Los ataques son consecuencia del reacomodo de los procederes dentro del combate. Ahora la guerrilla pasó de usar batallones para intimidar viajeros y asolar poblaciones, a valerse, como en sus inicios, de escuadrones para reafirmar su ánimo de destruir e intimidar. Entendió que su vulnerabilidad está en enfrentar directamente al ejército oficial y mantener con centrados a sus combatientes. Eso explica su regreso a la guerra de guerrillas.

Ahora el desafío para el Estado es desvertebrar esas estructuras, cuyos milicianos se protegerán camuflándose entre los civiles que no participan en la guerra. Tratarán de no llamar la atención de los detectives. Así recogerán información e intentarán reinstalar el caos y el temor entre la población, quebrando la confianza que se ha generado entre ella y la fuerza pública.

Todo indica que la guerrilla se empeña en recuperar lo que perdió. Piensa que la apertura de minas y la búsqueda de yacimientos de petróleo le proporcionan otra oportunidad para hacerse notar. De hecho está planteando realizar diálogos para hablar de paz. Pero pocos creen en ella. En cambio, la mayoría respalda la firmeza de los que abogan por su neutralización.

Unido a ello, las informaciones que destacan el crecimiento de la economía ha fortalecido el convencimiento de la masa por permanecer fiel al patrón de la sociedad en que vive, a pesar de no disfrutar de la prosperidad que anuncia la publicidad oficial.

La conclusión a la que se llega después de examinar los hechos es que los colombianos se cansaron de la violencia y conservan la fe en que los esfuerzos del gobierno rendirán frutos. Preferimos confiar nuestra tranquilidad a las fuerzas de la Nación y realizar transformaciones sin derramamientos de sangre. Eso lo capitaliza el Presidente. Él sabe que para alcanzar la paz no basta con anticiparnos a los embates de la subversión, desmantelar sus campamentos o capturar a sus comandantes. También hay que lograr la reconciliación. Señal de ello es la expedición de preceptos para reparar las injusticias que dejaron los éxodos forzados, entre otros atropellos.

Por eso el Presidente insiste en fomentar la cultura de tolerancia, pregonando que quienes persistan en lo contrario, prescindiendo de la orilla en que se ubiquen, estarán fuera de contexto. Sin embargo, el triunfalismo debe sustituirse por la precaución y la acción. Los asesinatos de todos los días y la explosión de los petardos pueden minar la confianza. La situación de Córdoba es ejemplo de ello.

*Abogado y profesor universitario.

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese