Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Barco pirata bandido

De los arrepentimientos sin consuelo, este año me ha golpeado no haberme embarcado en la Expedición Padilla.

Cuando su imaginativo y voluntarioso creador, Alberto Abello Vives, me confió su proyecto enseguida me imaginé como un Fernández de Oviedo al revés. Es decir desentrañando la imaginería de verdad que el asombro y la ignorancia de aquellos viajeros invasores no permitieron ver.

Por supuesto lo que contaba Alberto era tan bello y poderoso que sufrí también el escepticismo que nos cuida de la fe en tantas ilusiones malogradas.

De los actos que se han ideado para conmemorar el bicentenario de la Independencia, la Expedición es de los más cargados de sentido. No sólo sacude el reiterado bostezo de los estudiantes cuando se les muestra un pasado, muchas veces en ruinas, otras falsificado, sino que propone una peripecia del tiempo que funde lo no vivido con el porvenir imaginado.

No deja de ser curioso que una acción de la importancia de la que acometió José Prudencio Padilla, para la independencia, no tenga referencias reiteradas como la de Girardot en átomos, la de Sucre en Berruecos, la de Nariño entre pastusos. A lo mejor esa omisión lamentable tenga que ver con la misma que por años nos tuvo lelos frente al mar.

El concepto de la Expedición es sugestivo. Como si Padilla navegara hoy. Se zarpa de Cartagena de Indias y se llega hasta Riohacha, tierra natal de José Prudencio, con echada de ancla en Barranquilla y Santa Marta. Los expedicionarios bajan a tierra y participan en exposiciones, conferencias, seminarios. Durante la travesía estudian comunicaciones, perciben el mar, tienen experiencias de gastronomía. Se olvidan de la historia como un inventario de fechas, lista de batallas, un compasivo recuerdo de un lejano acontecer sin conexiones con el presente.

Sería un logro fecundo que la Expedición pudiera hacerse cada año. La Universidad Tecnológica de Bolívar y su maestro Abello Vives, con la fuerza naval, harían una cátedra flotante que inculcaría en los alumnos lo palpable del sentimiento de soberanía.

José Prudencio Padilla ha sufrido los malentendidos sobre su identidad. La primera vez que lo pintaron para la galería de próceres del Museo Nacional, parecía un caballero de mar de la flota inglesa. Al querer corregir el error un segundo retrato lo pintó con un peinado de reciente moda entre los afros.

Ahora no va a importar mucho la identidad confundida del Almirante. Quienes navegaron pronto sentirán que ya Padilla es el mar, es el heroísmo, es la libertad. Esta vivencia de la historia posibilita conocer su articulación con los sueños de sociedad aún no cumplidos, con las dificultades de darle forma a la nación. Así se rescata de la condena de momia a que está sometida la historia por las conmemoraciones y se la ve viva, articulada con el presente y ofreciendo senderos para el porvenir.

Quienes nos quedamos en tierra agitando el pañuelo le deseamos a la Expedición Padilla buen viento y mejor mar. Y que la bitácora de a bordo quede llena de asombros.



*Escritor



rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese