Indicadores económicos
2017-06-23

Dólar (TRM)
$3.035,83
Dólar, Venta
$2.910,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.390,71
UVR, Ayer
$251,04
UVR, Hoy
$251,06
Petróleo
US$42,74

Estado del tiempo
2017-06-23

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 06:11

Marea max.: 29 cms.

Hora: 23:08

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.6 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 34 ºC

Pico y placa
2017-06-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Cabral: voz y destino

Tan grave es la situación de inseguridad en que se debate la mayoría de los países centroamericanos que, al saberse la noticia de la muerte brutal de Facundo Cabral, se sospechó en la capital guatemalteca que los tenebrosos “Maras” habían sido los autores.

Son facinerosos que ascienden por concurso a otra forma superior de pandillas cuyo mando fija, como requisito para el acceso a sus cuadros, la consumación de homicidios “Uno A” como el del trovador argentino.

Con el correr de las horas, circuló otra hipótesis que fue confirmada: la de que el empresario nicaragüense que contrató a Facundo Cabral, Henry Fariña, tenía deudas pendientes con un cartel de drogas, e iban tras él. Pero la ocasión estuvo a pedir de boca para que el más prominente de los pasajeros de la camioneta (los matones lo vieron embarcarse en ella) también muriera en el atentado. Los jirones de carne fresca derramaron vergüenza nacional sobre la República de Guatemala por los ecos del sórdido episodio.

¿Por qué descartar la deliberada coincidencia de un ajuste de cuentas y la ejecución de un ciego impertinente que no pedía licencia para cantar verdades?

Facundo Cabral era un hombre que sacudía conciencias para que las multitudes que lo veían y escuchaban por donde pasaba no cayeran en el turbión de depravaciones que tienen al mundo con los valores subvertidos y cada día más inclinado a proteger la adicción reverencial al dinero con violencia y tráfico de honras. Fue un rebelde que encontró en la poesía, la música y las convocatorias alegres una triple calzada que condujera, a través de la tolerancia, el respeto y la ética, al enaltecimiento de la condición humana.

Esos hombres que sacuden conciencias, aun así, como lo hacía Cabral, con el alma en la voz, son objetivos valiosos para el millonario mercado de muerte que impuso el otro mercado global en las sociedades de hoy, inclusive con los Estados a su servicio, merced a una yunta punible entre el trogloditismo ideológico y sus brazos armados. Lo que Francesco Forgione, el ex presidente de la Comisión Antimafia del Parlamento Italiano llama “holdings criminales”.

A los artistas también les atribuyen fijaciones neuróticas contra la multinacional de la caverna política y el crimen, y ese es un “delito” que pagan con pena capital los que desafían su poder de retaliación, por más que sólo cantando se consuelen de la opresión que causa la intransigencia humana. La palabra y la voz libres son un peligro. Es por eso por lo que el cantautor Cabral está sentado ya a la diestra de Bartolomé Hidalgo, Hilario Ascasubi, Estanislao del Campo, José Hernández y Atahualpa Yupanki.

Cabral se obsesionó con la despedida, la definitiva. A Colombia la incluyó en la gira que denominó “El Adiós”, en 2009. Por lo que pregonaba, presentía el fin que tuvo. Su crítica era sutil pero lacerante y profunda, propicia para los amagos de una tragedia que había de llegar. Alguien lo escuchó tarareando, antes de un recital, los versos de una tonada del payador pulpero, Juan Gualberto Godoy (1793-1864): Allá va, cielo y más cielo, /todos dicen que viene eso/de que le anda oliendo a soga/a Juan Facundo el pescuezo/

El que descubre una voz –decía Borges– descubre un destino. Cabral lo hizo, con la temeridad los valientes.

*Columnista

carvibus@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese