Indicadores económicos
2017-02-24

Dólar (TRM)
$2.871,67
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,67
Euro
$3.036,21
UVR, Ayer
$244,30
UVR, Hoy
$244,39
Petróleo
US$54,45

Estado del tiempo
2017-02-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 02:13

Marea max.: 15 cms.

Hora: 09:41

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 5 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
S/M

Camiones

Casi todos en la primera infancia tuvimos  una fascinación por los camiones. Era una época de hermosos y toscos juguetes. Empujar y conducir uno de madera era la dicha.

Los sonidos de su motor y las estridencias  para frenar, los imitábamos guturalmente con inmensa satisfacción.

Pero poco a poco los camiones comenzaron a ser algo de temor y mucho de cuidado. Un monstruo de tal magnitud nos  asusta con su cercanía. Los camiones, su volumen y su peso, son tan complicados que hasta manejados con pericia y precaución perturban la tranquilidad. Un misil de 30 toneladas no es cualquier vaina.

Hace varios años la navegación fluvial y el tren tuvieron su edad de folletín. Por el Canal del Dique se movilizaba todo el combustible a Barranquilla y gran parte de la Costa. La carga seca, de abonos y otros productos de la zona industrial de Mamonal, surcaban sus aguas hacía el interior del país. Se armonizaban fletes cómodos y buen manejo ecológico.

Después se impuso la epopeya del camión: una manada rugiente de monstruos se tomó caminos que no estaban preparados para su peso. El incipiente sistema vial se deterioró hasta el extremo vergonzoso que hoy padecemos.

Los camiones crecieron en influencia, fuerza y capacidad. Su predominio en la actividad económica se hizo incontrolable realidad. Hace poco impusieron a la brava condiciones excesivas. Cuando paralizaron el país  sufrimos todo género de contratiempos sin entrar a analizar supuestas razones. A muchos nos molestó la presión que avasalló funcionarios encargados de controlarlos.

El crecimiento del Puerto de Cartagena ha traído progreso y desarrollo, pero también un cardumen de camiones que invadió maltrechas vías. Quienes andamos por ellas vivimos asustados ante la avalancha y velocidad de pesados meteoros que son dueños de vidas y senderos. Peor aún es la angustia de los campesinos, cuando sienten pasar esos diabólicos esperpentos. Los desconcierta hasta el aire que desplazan. Solo aciertan a reaccionar clamando:” No J…” Otros más tontos contamos cuántas llantas tiene cada uno. Mientras no falta aquel que trata de adivinar el valor de uno de estos adefesios motorizados.

Aspiramos a que continúe creciendo la economía y a que el intercambio comercial nos convierta en un polo de desarrollo. Nos tocará aguantar un enjambre camionero cada vez más peligroso. Son vainas que trae el progreso. El camión parece que también es desarrollo.

Estamos ausentes en este segmento estelar de la economía. Hay muy pocos camiones costeños. Como siempre el Caribe está fuera de tan lucrativo negocio que nos inunda y maltrata.

Ahora con la producción de crudo en los Llanos Orientales se proyecta un oleoducto para sacarlo. Mientras se construye, utilizan carrotanques para movilizarlo. Aplazar el nuevo oleoducto es la estrategia con “prioridad rosquera”.

Algunos experimentamos morbosa alegría cuando la Policía le practica inspección a los camiones. Nos apena esta antipatía absurda que tenemos contra un sector tan importante de la economía. Confesamos nuestro desvarío. Las vejeces no debieran alterar el buen juicio. Pero están peor otros que han peleado con los inmuebles. Algún amigo lo hizo hace poco con el estadio.

*Abogado, Ex Gobernador de Bolívar y Ex parlamentario.

augustobeltran@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

...siendo lo del stadium un

...siendo lo del stadium un distractor, entonces .....¿kienes serán los vergajos, infames y abominables bribones de "los inmuebles"?
PDT. no siendo -por considerarlo estupido- amigo del reduccionismo, si creo ke TODO (en el Universo ¿o será Multiverso?) se puede reducir a un intercambio de materia y energía.