Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Cartografías urbanas

Entre 2005 y 2006 decidí recopilar información sobre la prostitución infantil y juvenil en Cartagena. La necesitaba para terminar de escribir una novela que titularía Rencor.

Contaba ya con una trágica historia de desplazamiento y marginalidad y con testimonios directos de menores prostituidas y víctimas de violencia intrafamiliar, pero necesitaba un escenario real para la protagonista, una adolescente pobre y hermosa que era prostituida por el patrón de su madre, empleada doméstica en Castillogrande.

Tenía información sobre menores que no eran en principio prostituidas por los turistas sino por hombres mayores de su misma clase social. Muchas víctimas de violaciones desembocaban después en la prostitución, más ocasional que permanente. Descubrían que podían cobrar  por eso y solucionar problemas urgentes de subsistencia, vestido y vanidad.  Descubren que es preferible cobrarle a un turista que dárselo gratis a un malandro, me dijo una psicóloga que trabajaba con niñas del Nelson Mandela.

Hice mi pequeña cartografía de la prostitución empezando en la calle de la Media Luna y Parque del Centenario, cubriendo luego el Camellón de los Mártires, donde la oferta de niñas y adultas incluye embarazadas, casi todas afrodescendientes. No sé por qué la artista Lisette Urquijo no ha querido exhibir su impresionante archivo fotográfico con este tema.

Algo muy diferente a este mercado era y es el de las discotecas de la calle del Arsenal, al pie del Centro de Convenciones. Sabía de circuitos nocturnos por El Bosque, pero esta no era la ruta que seguían las muchachitas de mi historia, más reales que inventadas.

Al entrar por la Puerta del Reloj, la oferta se animaba en la Plaza de los Coches, a pocos metros del Palacio de la Aduana. Si uno pegaba hacia la Segunda de Badillo, el negocio callejero parecía tener más clientela local que extranjera, pero ésta ganaba en altura y precios en la Plaza de Santodomingo, con clientela europea. El revoleteo se volvía más grande en la subida a uno de los baluartes, en un bar de pedigree internacional.

Ni qué decir de Bocagrande y El Laguito, en playas y chiringuitos. La escena de cincuentones acompañados por jovencitas afrodescendientes se repetía de un costado a otro, como en el centro amurallado. 

Les pregunté a estudiantes de colegios públicos si conocían niñas de su edad que se prostituyeran. La respuesta positiva la tuve en una charla pública con jóvenes de El Pozón que leyeron después mi novela por cortesía de Planeta y Plan Internacional. Se prostituyen sin ser putas, entregando favores sexuales por dinero y mercancías que de otra manera no tendrían.

He dicho en entrevistas y cursos que el trasfondo social de mi novela no tiene nada de imaginado. Me entristece confirmar que la experiencia de Keyla se repite en cientos de niñas y que el fenómeno aumenta. Hoy tendría más dificultades para cartografiar los lugares donde se prostituyen estas jóvenes, entre otras razones porque el celular e internet crearon circuitos de prostitución menos visibles, y porque el atractivo del turismo sexual es más grande que hace 6 años.

*Escritor

collazos_oscar@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese