Indicadores económicos
2017-10-21

Dólar (TRM)
$2.936,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.470,54
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,01
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-10-21

marea

Marea min.: -4 cms.

Hora: 21:51

Marea max.: 21 cms.

Hora: 12:14

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-10-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

Cemento versus parques

Medio en serio, medio en broma, una amiga extranjera me decía que en Cartagena no se conocían ni la sombra ni el silencio. Lo decía por el sol inclemente que cae sobre la ciudad pero también por la falta de parques y la paupérrima arborización del centro histórico y alrededores.

Lo del silencio no era del todo cierto. En Cartagena, como en todo el Caribe, no solamente se habla a gritos; las calles son un hervidero de ruidos, los carros pitan porque sus conductores son unos maniáticos y la música suena tal alta porque, al parecer, sin decibeles no hay identidad.

En lo primero, encontramos una aberración de planeación urbana. En lo segundo, un elemento más de la cultura local y regional. Incorregible, según muchos. Civilizadamente negociable, según otros: un poco menos de ruido aumentaría la calidad de vida.

En estos días volvió a hablarse de la posibilidad de que, por fin, se desmonte la Base Naval del sitio donde ha estado desde siempre. Lo reclama angustiosamente un sector densamente poblado compuesto por Bocagrande, El Laguito y Castillogrande, una península que se ha saturado de altas edificaciones fantasmales, hiperpobladas en temporadas.

El desmonte y traslado de la Base ha puesto a pensar a los vecinos de esas 40 hectáreas en una solución definitiva a desesperantes problemas movilidad y seguridad. Los vecinos piensan eso pero los empresarios y urbanizadores proponen continuar en esas 40 hectáreas el delirante proceso de cementización de Cartagena.

La fiebre urbanizadora va en contra de lo que sería un hermoso amueblamiento del sector con su correspondiente arborización. Antes de que se desmonte la Base, ya hay dos propuestas y ambas tienen que ver con los negocios.

No se contempla la tercera: construir un moderno y maravilloso lugar de encuentro y recreación para todos, para que se ejerza desde allí el derecho a contemplar la belleza de la bahía y su entorno, que sea un espléndido lugar de sombra en medio de la inclemencia del sol tropical.

Cemento no es desarrollo ni el desarrollo consiste en tener siempre prendido el motor de los negocios privados. Desarrollo es un equilibrio entre la calidad de vida de todos y los intereses seguramente legítimos de unos pocos. Si se concibe como ciudad, Cartagena tendrá que pensar en la existencia de una ciudadanía con derechos y uno de esos derechos es el disfrute desinteresado de la ciudad como escenario de lo público.

Una de las cosas más tristes de Cartagena y Colombia es la subordinación de la política al interés privado. En la planeación caótica de la ciudad han primado más los intereses particulares que los intereses ciudadanos. Por eso los constructores se muestran tan dadivosos con los políticos. Pero como los políticos no van a cambiar ese paradigma, les toca a los ciudadanos hacérselo cambiar.

¿Por qué no empezar a exigir que el lugar donde figura la Base Naval no sea una urbanización más sino un gran parque público de sombra benéfica que enlace fluidamente a la ciudad vieja con la ciudad moderna? Una vez abierta y ampliada las vías de acceso y salida de la península de Bocagrande, aquel lugar podría ser el comienzo de un nuevo paradigma: la ciudad no es solamente de quienes hacen negocios.



*Escritor



salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese