Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ciegos viejos

Empieza a llamar la atención una manera de estar en el mundo que parece propia del Caribe. Ella se manifiesta en la expresión de la solidaridad, como entusiasmo y apoyo al otro, o bajo el amplio conflicto entre la cercanía íntima y los valores que cobijan a todos por transmisión de tradiciones aceptadas o por regla legal.

Es probable que eso que Melanio Porto Ariza llamó el remolino de los hechos dañe la percepción de los detalles, su importancia en la comprensión general.

En los inicios del gobierno el Presidente de la República, para mostrar su preocupación por el deterioro institucional, afirmó que la Fiscalía estaba sin fiscal, o cosa parecida. Sé que es de mala educación no recordar bien las palabras de la autoridad. Pero el remolino.

Esa severa percepción quedó flotando sin que nadie respondiera. Hasta esta semana, cuando el presidente de la Corte Suprema de Justicia dijo que la Fiscalía estaba cumpliendo sin reproches su misión y que ninguna de las conductas escandalosas de estos días tienen como fundamento el tiempo que demandan ciertas decisiones. Por supuesto que la sociedad pide ligereza. Pero la época de Salomón quedó atrás y un sistema garantista requiere de los protocolos y términos que nos desesperan. También es sabido que la formación de los abogados hay que reorientarla. Defender no es obstruir. Defender no es buscar una inocencia que no existe. Justicia es también llevar a la conciencia del culpable la aceptación racional y espiritual de un grado justo de sanción.

Pensé entonces que los Caribe somos sensibles a los asuntos de la vida personal. Los nacimientos, la enfermedad, la muerte, los bautizos, el matrimonio, el divorcio, el duelo con pistolas viejas. Acudimos con conmovedora presteza a estos hechos. Incluso estamos dispuestos a dar lo que no tenemos cuando falta a los demás. Un ejemplo tierno es lo está dando Augusto Martínez, quien propuso la solidaridad aprendida de los hermanos de La Salle.

No ocurre lo mismo con aquello que implica el honor social, público, territorial. ¿Quién piensa hoy en Rafael Núñez, distintos a Carlos Villalba Bustillo y Alfonso Múnera? ¿Quién rescata la inteligencia política y las maneras ejemplares de Lino de Pombo, el papá del poeta que Bogotá DC no acaba de entender?

Muchos saben que en estos días críticos, decisivos, dolorosos, de Colombia, la Fiscalía está regentada por dos egresados de la Universidad de Cartagena. Alma Mater a la cual por abundantes motivos le profeso respeto, admiración y afecto. Las palabras del Presidente de la República tienen el espantoso efecto del mando: invisibilizar lo visible, destruirlo. Las palabras del Magistrado Arrubla lo corrigen. Si existe la democracia, hay que enmendar.

El fiscal Mendoza Diago ha cumplido con responsable e ilustrada sabiduría su ejercicio. Sin excesos. Sin temores. Su ministerio es delicado. La ley no establece diferencias ni disminuciones entre el titular y el encargado. Para éste último es más gravosa la encomienda. Ha respondido con honor a la tradición jurídica de Cartagena de Indias, a los Bossa, los Herrera, los Lafont, los Pupo, los Araújo Grau, los Vélez, los Pareja y los nuevos como el reformador Fabio Morón y don Héctor Hernández. Sí, Señor mandatario, la Fiscalía tiene guardián. Y es del Caribe. ¡Ay las brumas del páramo!

*Escritor

rburgosc@etb.net.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese