Indicadores económicos
2017-10-19

Dólar (TRM)
$2.935,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.449,10
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$52,04

Estado del tiempo
2017-10-19

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 03:59

Marea max.: 21 cms.

Hora: 1:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Ciudad ajena

Quizás los fundadores de la ciudad lo intuyeron y por eso la bautizaron de tal forma que nuestra carta de presentación o el menú de ofertas de la ciudad es ajeno.

Quizás fue que las heridas de los sitios que sufrió la ciudad no han sanado o los héroes fueron todos fusilados.  No sé, lo cierto es que la ciudad no es nuestra y nos la hemos dejado quitar sin luchar a muerte por ella.

Una ciudad cuya marca fue creada por españoles quizás para recordarnos una sangrienta colonización que nos marcó y hoy nos remarca con síntomas de un neocolonialismo consentido.

Una ciudad que en lugar de enriquecerse con los grandes eventos que en ella se realizan, paga caro la vana ilusión de creer que es “bueno para la ciudad”. ¿Bueno? ¿Será bueno cuando sus habitantes no son invitados, todo por el contrario son excluidos? ¿Bueno cuando los anfitriones se someten a toda clase de incomodidades por servir y agradar a quienes sólo tienen una mirada despectiva y una actitud discriminatoria? ¿Bueno cuando el gobierno invierte en lo que no revierte socialmente?

Los ciudadanos han tenido que vivir una suerte de desplazamiento urbano, menos violento que el rural pero igual de humillante. La libre movilidad por los sitios que eran suyos y que tenían significado por el uso que se les daba, se convirtió en la prisión demarcada por las vallas que los aleja del espectáculo del que no son protagonistas, y los relega a espectadores indignos de la cultura de “elite”.

La vida del cartagenero transcurre en imágenes surrealistas de belleza, orden y perfección en medio de una realidad caótica, sucia y miserable. Así nos la pasamos, perfumando hedores inocultables, provocando un revuelto nauseabundo de olores despreciables.

Nos sentimos orgullosos de todo lo que aquí pasa y la pertenencia la demostramos tirando basura por la ventanilla de los vehículos y orinando las murallas. Y es que no podemos sentir pertenencia cuando nada es nuestro.  Cuando disparan al interior de un bus y los policías están ocupados entrenándose para la cumbre. Cuando llegan los cruceros y privilegian el parqueo de los buses de turismo de un día, frente al del ciudadano que lo necesita y utiliza diariamente. Cuando levantan al ciudadano de una mesa de un restaurante o le impiden la entrada a un lugar por favorecer al foráneo. Cuando los eventos se montan y el personal que se contrata lo traen de afuera. Cuando se cierran las plazas para eventos que apreciamos desde la barrera y una romántica caminata termina desviándose por  tortuosos caminos minados de desechos de caballos cocheros. Cuando un gran hotel se construye sobre la arena de la playa y su robustez roba brisa,  vista al mare interrumpe la línea infinita del horizonte donde ponemos nuestros sueños. Justo allí, cuando perdemos el lugar común donde fijamos nuestros sueños, es donde se pierden las razones para la esperanza.

No terminaría de citar ejemplos y aun así un turista se ofendió porque lucía un botón de la campaña “Primero los ciudadanos, después vienen los turistas”, me dijo que lo ofendía, pero al enterarse de las razones de esa protesta manifestó que no cambiaría su ciudad lejana y desconocida por una cotizada y ajena como Cartagena.



* Comunicadora Social-periodista

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Amor, ke buena columna!. Es

Amor, ke buena columna!. Es un politema ke tiene mucha tela de donde cortar; tanta como la de todos los retazos ke conforman la colcha de lo ke llamas "ajena" (y el territorio ke la contiene).
PDT. la concluion de turista de la anecdota, es un acto racional.

Excelente columna, y es alli

Excelente columna, y es alli donde todo este turismo trae consecuencias negativas, como el turismo de prostitucion que existe, el desplazamiento de la gente local a la periferia que vivia en los sitios mas autenticos de Cartagena, el centro, getsemani,san diego y chambacu, donde desplazan la cultura popular como el Mello y Uso carruso, y entregan las calles y la ciudad eventos para foraneos, el desplazamiento de lo autentico y la idiosincracia cartagenera que se va desvaneciendo y ya no puede apreciar y vivir su ciudad como antes . Yo me quedo con la cartagena de los 70 y 80's, aunque hay que recoger buenas cosas de ahora...

Muy buena columna pero

Muy buena columna pero peligrosa si se es intolerante. El mayor generador de empleo en Cartagena es el turismo. Si no fuese por nuestros monumentos estuviésemos mas atrasados que ciudades como Sincelejo, por ejemplo. Lo que se debe reclamar es mejor educación para una mayor oportunidad. Se debe reclamar inclusión.