Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Ciudad y memoria

Llevo algunos meses tratando de acuñar un neologismo: Mangattan, para referirme al viejo barrio de la isla de Manga.

Sin ánimo de ser apocalíptico, creo que dentro de pocos años sólo van a quedar en esa zona vestigios de la que fuera una de las joyas arquitectónicas de Cartagena de Indias, símbolo del renacimiento urbanístico de la ciudad en las tres primeras décadas del siglo XX.

Antes de conocer Cartagena, había oído hablar de Manga en conversaciones de muchos años y alcoholes con Germán Espinosa, Roberto Burgos Cantor y Arnulfo Julio. Poco antes de morir, cuando bromeaba diciéndole que le seguía guardando su silla para el regreso a Cartagena, Germán quiso saber si yo compartía su entusiasmo por ese barrio, entrañable para su generación.

Le respondí que lo compartía, pero que ese entusiasmo iba a durar muy poco tiempo: el objeto de nuestra admiración estaba cayéndose a pedazos (o lo estaban empujando a su caída), para ceder a un modelo de edificaciones altas y sin gracia. Lástima que Germán no pueda atender ahora mis quejas. Le hubiera hablado de un nuevo urbanicidio, cometido sin que ninguna autoridad local o nacional pudiera evitarlo.

Le habría contado que una bella casona de ese estilo ecléctico que tan bien conoce y describe el arquitecto Alberto Samudio (ubicada, si no estoy mal, en una esquina de la Calle Jiménez con calle de la Asamblea), acababa de ser derribada para levantar en el lugar un edificio de apartamentos. Le hubiera hablado de la indignación que se siente cada vez que una ciudad pierde, por la mezquina voluntad de sus propios hijos, las huellas de su pasado inmediato y remoto.

No hay día en que no aparezca la silueta de un nuevo adefesio arquitectónico. Fíjense bien cuando se entra a Manga por el puente Román. Por eso dejé de llamar Manga al sector que, visto desde Castillogrande o la bahía, muestra a la ciudad que quieren levantar los especuladores de suelo y vivienda. Y, lo peor de todo, una ciudad que está sepultando las huellas de épocas anteriores.

En adelante, la Historia será una memoria sin espacio arquitectónico que la sustente. Los abuelos no llevarán a los nietos al lugar donde nacieron sino a un nostálgico álbum de fotos. El “aquí está” será substituido por el “aquí estuvo.”

Hace unos días imaginé lo que sería dentro de veinte años otro sector de gran significación histórica, aquel que, visto desde El Cabrero, alzando la vista hacia Chambacú, lleva la mirada al cerro donde se levanta el “castillo” de San Felipe. El ángulo que me llenó de espanto mostraba una altísima sucesión de rascacielos en Chambacú.

El San Felipe de Barajas estaba ya sepultado y escondido visualmente por un cordón de edificios de 12 y 20 pisos. Reprimí el deseo de imaginar como parte del amueblamiento del sector una estatua de los benefactores Carlos Mattos y Pedro Gómez, descubierta en 2012 por el nuevo alcalde de la ciudad. Total: el futuro se imagina con lo que ha empezado a hacerse en el presente.

Y así como va a ser imposible ver desde Castillogrande el cerro de la Popa, tapado por la línea de edificios que se apretujan en Mangattan, más difícil va a ser encontrar la silueta por ahora felizmente visible del San Felipe de Barajas.

*Escritor

salypicante@gmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

desde ningun punto de vista

desde ningun punto de vista los cartageneros defienden la ciudad de tanto atropello y vulgaridaD,los hijos de los dueños de esas hermosas propiedades, permanecden a espaldas de cartagena,o quedaron arruinados y decidieron vender a foraneos o no se prepararon para dender lo historico.como tampoco siguieron incursionando en la politica,ni sirviendo a la ciudad de ningun lado.

...(me mola el tema de

...(me mola el tema de ciudad)... A escala humana, probablemente no hay nada mas dinámico que la tecnología y el perfil urbano. ... (si la salud y la educación son sistemas regidos por las Leyes del Mercado, entonces ¿que se podría esperar para lo urbanístico?).

Palabras soterradas y frases

Palabras soterradas y frases untadas de ciencia ficción, la animosidad y excelente imaginación de este columnista se están desbordando Y llegando a extremos que son como boomerangs que se devuelven en detrimento de su propia imagen.
Acaso se han dado licencias de construcción para este tipo de edificaciones?
Acaso se pueden dar?
porqué suponemos MALAS cosas que no han ocurrido? que es lo que sucede?
VALE LA PENA EMPLAZAR A LOS CURADORES URBANOS PARA QUE NOS CUENTEN QUE ESTA OCURRIENDO?
Hay Licencias aprobadas y/o en tramite?