Indicadores económicos
2017-07-27

Dólar (TRM)
$3.026,22
Dólar, Venta
$2.850,00
Dólar, Compra
$2.645,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.523,73
UVR, Ayer
$251,58
UVR, Hoy
$251,59
Petróleo
US$48,75

Estado del tiempo
2017-07-27

marea

Marea min.: -11 cms.

Hora: 09:27

Marea max.: 12 cms.

Hora: 02:06

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 29 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 35 ºC

Pico y placa
2017-07-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

3 - 4 -
Taxis
3 - 4
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Cocinar

¡Cocino, luego existo!, les dije a mis amigos cuando les servía unas albóndigas guisadas en un sofrito de tomates, ajos, cebollas y trocitos de calamares.

Aprendí a cocinar esta herejía de mar y tierra en la Costa Brava, provincia de Gerona, de donde viene el pollo con langostinos (a falta de cigalas), guisados en vino blanco.

Cuando se descubre el placer de cocinar, uno suma a la vida una actividad que empieza con la felicidad propia y culmina con la de los demás. Después de cumplir los cincuenta empecé a pensar que cocinar es un acto con el que se complace a mucha gente. Basta mirar la expresión de los comensales, como se mira el rostro de la mujer que se acaba de amar.

Aprendí a cocinar por necesidad cuando vivía en París. Antes, no sabía secar un arroz. Era más barato comprar ingredientes y hacerse una sopa de cebollas y gratinarla con un poco de queso, si había queso. Con el tiempo, ya sin las apremiantes necesidades de entonces, quise aprender a cocinar por placer.

Cocino para mis amigos lo que yo quisiera comer. Aprendí a cocinar primero platos europeos y después, muy tarde, platos colombianos. Me avergonzaba no poder cocinar una sobrebarriga o un sancocho cuando sabía hacer una paella, un arroz negro con calamares, un boeuf bourguignone, un estofado de ternera con setas o un cous-cous de cordero.

La culpa de ese retraso la tiene mi difunta madre, que me prohibía entrar a la cocina. “Los hombres en la cocina, huelen a rala de gallina”, repetía. Cuando quise llenar ese vacío, le hice un homenaje: cociné una cazuela de mariscos en zumo de coco, como se hace en el Pacífico, donde los encocados son la base de la cocina más rica y humilde de Colombia.

La cocina empieza con la sencillez y lleva a la complejidad, como el pensamiento. Pero hay que tener cuidado con los excesos de la complejidad. Nada como la sencilez de un arroz blanco con dos huevos fritos, adornados con una tajada de maduro frito; nada como unas lentejas con costillitas de cerdo o como la densa opulencia de un mote de queso o un ajíaco. ¡Ñame y papa reclaman su lugar en el cielo, es decir, en la olla!

Cocinar le baja el voltaje al machismo pero no lo cura del todo. Nietzsche - un misógino incorregible-, decía que la cocina era algo tan serio que no había que dejarla en manos de las mujeres. ¡Falso! La cocina es una creación femenina ejecutada a veces por los hombres.

Mis amigas dicen que las enternece un hombre que cocina, quizá porque se atrevió a hacer algo que estuvo reservado a las mujeres. Un hombre que cocina les recuerda a sus madres. Sin embargo, llama la atención que existan más chefs hombres que mujeres, y que la carrera de cocinero haya adquirido el prestigio de otras grandes profesiones.

Los aficionados a la cocina hablamos de platos e ingredientes y pasamos horas y horas intercambiando recetas. Es cierto que el mundo será definitivamente mejor cuando no haya más hambre, pero también es cierto que las relaciones entre hombres y mujeres serán más amables cuando la mujer espere en la mesa lo que el hombre le traiga de la cocina, preparando así el camino que llevará a la cama.



*Escritor



salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese