Indicadores económicos
2017-05-28

Dólar (TRM)
$2.913,47
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.261,92
UVR, Ayer
$250,15
UVR, Hoy
$250,19
Petróleo
US$49,80

Estado del tiempo
2017-05-28

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 09:18

Marea max.: 25 cms.

Hora: 01:13

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 7 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.4 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-28

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Como en el Cartucho

Creo que fue un día de enero de 1996, en la puerta del Restaurante Chef Julián, cuando Enrique Grau nos contó a Ramiro de la Espriella y a mí que estaba listo para donarle a Cartagena parte de su obra pictórica y escultórica, razón por la cual quería crear una fundación, con todas las de la ley, que cuidara ese patrimonio.

No se quedó en las palabras aquella hermosa intención de quien fue, sin duda, el primer gran artista cartagenero del siglo XX, anterior a la generación de Darío Morales y sus coetáneos.

Grau tenía entonces 76 años y no quería que su ciudad –la que lo vio crecer, jugar uñita, comer icacos y trazar sus primeras figuras humanas– se privara de tener parte importante de sus lienzos y sus bronces. Él salía y Ramiro y yo entrábamos al restaurante, pero se devolvió para contarnos el cuento con pelos y señales.

Al contrastar el entusiasmo de Grau con la indolente respuesta de la ciudad al gesto generoso del hijo fiel, no hay antídoto que baje la dimensión de nuestro desconcierto. Mejor les fue a Botero, Pedro Nel Gómez, Ramírez Villamizar, Omar Rayo, Negret, Arenas Betancourt y Tejada, verbigracia, en sus respectivos terruños. Sí, Cartagena, la sede de los festivales de música culta y escritores estelares, no sabe qué hacer para cumplir la voluntad de uno de sus más encumbrados talentos.

Cuadros y esculturas están, pues, a punto de ser tirados en la vía pública como objetos menesterosos de una porción infortunada del arte nacional. En lugar de una casa-museo, las piezas de Grau están expuestas a una suerte similar a la de los indigentes de la Calle del Cartucho, simplemente porque nos quedó grande la nobleza del paisano. Hasta el museo que se inventó, y que Yolanda Pupo de Mogollón maneja haciendo de tripas corazón, corre también el riesgo de ser cerrado. Nadie le tiende una mano bondadosa: ni los gobiernos locales ni la empresa privada.

Con perdón de mis amigos empresarios, no hay derecho para que tantas compañías productoras de bienes y servicios, que derivan jugosas utilidades de su eficaz operación aquí, en el patio, no contribuyan con algo que nunca les hará falta, y que les granjearía elogios y gratitud, a dotar una obra como la de Grau de techo y salones donde pueda ser apreciada inclusive por sus clientes de fuera, que a lo mejor le suman a sus réditos, ellos sí, un tris de sensibilidad.

¡Irónico que es el destino! Se escogió el año 2011 para homenajear, en sus noventa de nacido, al Grau de la precisión y la fuerza en los dibujos, de las imágenes ajustadas a la belleza anatómica y al uso diestro del claroscuro, pero debe andar penando el alma del finado, pues no hay Visión ni Misión en los sectores público y privado que prevea para el billete otra finalidad que no sea el lucro puro y duro, amamantado por la codicia.

Como cartagenero, me atraganté en silencio el pasado jueves con una vergüenza inusitada. En un rápido saludo con María Eugenia Castro Mejía, la directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla, le dije que sólo se la veía en Cartagena para el Hay Festival. Pero esta vez –me contestó– con un incentivo nuevo. Voy a ver si me dan la donación de Grau para el MAM de la Arenosa. Allá tenemos espacio y patrocinio suficientes para exhibirla con orgullo de colombianos.

*Columnista y profesor universitario

carvibus@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Y de hecho la señora María

Y de hecho la señora María Eugenia se saldrá con la suya, ya que su intención es como si le tirara un salvavidas a un náufrago; en este caso el náufrago no es El Artista.No. El náufrago somos todos los indolentes cartageneros que con esta acción nos quitamos un peso, una responsabilidad de encima. El camino más corto para resolver el problema. Y esto no lo podemos permitir. Las fuerzas vivas de la ciudad con la Institución Universitaria de Artes y Ciencias Bellas Artes a la cabeza, se deben levantar como un solo hombre y exigirle a las autoridades y entes culturales el evitar que ocurra tamaño desaguisado, y que más tarde "no lloremos como mujeres lo que no supimos defender como hombres..."

Ojala una alianza entre el

Ojala una alianza entre el sector industrial, el portuario , el hotelero y el gobierno distrital logren alojar en un sitio adecuado y digno la donacion de Enrique Grau . No es posible que se gasten 20000 millones en el estadio de futbol y 24000 millones en la remodelacion de Puerto Duro y del Parque de Centenario y no erogen ni un peso para alojar esta coleccion . Alcaldesa , pilas , cubrase de gloria , coloque la donacion Grau en un sitio digno , la ciudad se lo agradecera , palabra que si

NO ESPEREN QUE LA LACALDESA

NO ESPEREN QUE LA LACALDESA INVIERTA UN PESO EN ESTO, COMO TAMPOCO AQUELLOS EMPRESARIOS CARTAGENEROS. AMBOS SON INCULTOS, DE ARTE: CERO. LO DE ELLOS ES LA FIESTA NOVEMBRINA LOS UNOS PARA LLENARSE DE PLATA Y LA OTRA PARA PARRANDEAR.

Tanta gente y entidades que

Tanta gente y entidades que se aprovechan de las bondades de Cartagena, y nadie se interesa por su progreso, qu tristeza que sta sea la ciudad de los sueños de los colombianos y sin embargo todos en vez de ciudarla le hacen daño, Pobre Cartagena, definitivamnte, no tiene dolientes. Ojala el señor presidente, quienes han combertido a la ciudad en su cede alterna, le presten la atencion qu se merece

Y terminan llvandoselas para

Y terminan llvandoselas para Barranquilla, como todo lo que hemos permitido que se lleven de aqui. Tremendos diregentes nuestros, valen nada, y mañana, seguramente, los vamos a reelgir.

Lo ideal seria que el concejo

Lo ideal seria que el concejo municipal creara una fundación que tenga recursos de el gobierno y de particulares para crear un museo de arte que le de cabida, no solo a Grau sino también a muchos artistas Colombianos que quieren a Cartagena y seria una gran oportunidad para ellos que el turismo internacional disfrutara de sus obras, seria muy triste que las obras del maestro fueran a parar a otra ciudad, seria como desterrar su espíritu.