Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Confesiones Post-Bicentenario

“Suenen trompas en honor…” Confieso que me costó aprenderme el himno de Cartagena y aún no entiendo eso de “ínclita ciudad”.

 Mi sentido de pertenencia debe menos a los símbolos que a los caminos transitados entre sus gentes; a los zapatos viejos, diría el célebre tuerto.

Mi amor por Cartagena ha sido tormentoso. Lleno de separaciones, reencuentros y sanas distancias. Nunca platónico: mi nostalgia es inmune a las imágenes de postal. Obedece a memorias de la piel: la temperatura del mar y el sofoco en los buses; la alegría de la música y la impaciencia ante el ruido; el goce de un buen compañero de baile y el fastidio ante los roces no invitados; el aroma de la leche de coco hirviendo y la fetidez de la ciénaga.

Ha estado también cargado de frustración. No creo en los amores que matan, pero el amor no puede ser indolente. A cualquiera que ame esta ciudad, Cartagena debe dolerle.

La de hoy es ocasión para celebrar; mi aporte tardío a las fiestas del Bicentenario, cuyo cénit viví desde la distancia, pero que me había gozado a lo largo de su copiosa agenda, entre conciertos, conferencias y encuentros con ciudadanos comprometidos.

Me uno al homenaje a la ciudad libre, la única digna de festejar. La ciudad colonial, cuyas insignias se empeñan en capitalizar, que la festejen los hoteleros. A mí me huele demasiado la sangre y humillación. La veo sobrevivir en la discriminación, en la servidumbre de muchos y el alma de negreros que todavía distingue a nuestras clases dirigentes.

No hay sino que ver los monumentos heredados por la conmemoración del primer centenario para imaginárselo muy distinto. La del segundo supo a pueblo, no a glorias petrificadas; recordó el valor de los muy distintos ciudadanos que se levantaron contra el poder colonial por amor a sí mismos y a la ciudad. Felicito el empeño de sus organizadores en devolverle la cara mestiza y mulata a nuestra historia.

¿Qué quedará de ello? No lo sé. Cuando pienso en la ciudad que seremos, vuelve la incertidumbre: las imágenes de casas sumergidas en los barrios y de la ciudad vieja bajo el agua; el desplazamiento de la pobreza (para que se note menos y le deje espacio a los nuevos edificios); el uso y abuso de una democracia hecha de papel, botellas de ron y el peso ($) de los votos. Entonces me entra la rabia contra esa costumbre tan nuestra, tan caribeña, de celebrar en la desgracia, de ponernos el traje de fiesta sobre las heridas purulentas.

Pero como el amor es optimista, imagino que ese esfuerzo por enseñarle a cartageneros y cartageneras el valor de su participación en la independencia y en la construcción de esta ciudad dejará su huella. Que otro será el orgullo gestado por himnos como el “Getsemanicense” y la “Rebelión”. Que el apoyo a la cultura juvenil, la tradición popular y las artes, dejará ciudadanos más conscientes y dispuestos a pelear por un tercer centenario realmente libre, como solo se puede ser desde la igualdad de oportunidades y la justicia. Que la memoria del coraje de los que nos precedieron, renovará las batallas de este siglo.

Porque la única cura para el dolor de ciudad es participar, reclamar, armarnos de ideas y propuestas.

Una última confesión: Como tantos a quienes he visto sudar este amor doloroso, no nací en Cartagena.



*Profesora e investigadora



nadia.celis@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Y....al fin...¿eres hombre,

Y....al fin...¿eres hombre, mujer o LGBTI?: ("cargado de frustración").

Este articulo parece una

Este articulo parece una torta de casabe , grande en diametro pero con poco espesor , por algo fue hecho con la vesicula biliar , como lo hacen todos los del Cartel de Suero que se han quedado a vivir en Cartagena y que la critican ( es cierto que hay mucho por hacer ) pero se les nota un hililllo de resentimiento contra las familias del Centro Historico , de los barrios residenciales y de la otrora "alta sociedad cartagenera " un fenomeno que lo hubo pero que fue protagonica de grandes cosas

Lacolumnista deberia saber

Lacolumnista deberia saber que las ciudades que fueron grandes en la Colonia les quedo una especie de mania elitista , la prueba es que se ve en Lima , La Habana ( antes de Castro ) , Cartagena , Popayan , Bogota etc , pero esa realidad no debe hacer que inmigrantes le den tan duro a la gente de Cartagena , ya que aqui trabajan , aqui han estuidado y aqui tienen comododides que nunca soñarian en sus villoriios , entre otras vainas , sino les gusta , pues se van