Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-04

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-04

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Corrupción y cinismo

En una entrevista concedida a El País de Madrid, Michael J. Sandel hizo un diagnóstico implacable. “En los últimos años se impuso la idea de que era suficiente con que la economía funcionara. Y ha sido un error: no se pueden eliminar los argumen-tos políticos, y no se puede pensar que el mercado establece por sí mismo la justicia y la equidad”, dijo el brillante profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard.

Sandel es autor de Justicia, un libro que ha vendido más de un millón de ejemplares en Estados Unidos. Se ha hecho célebre, no sólo por sus críticas a los modelos económicos y sociales de las últimas décadas, sino por la claridad de su lenguaje. Mejor dicho, por haber tendido un puente entre el rigor de la academia que investiga y reflexiona y el público que espera entender los problemas más complejos con las palabras más sencillas.
“La fe en el mercado ha eliminado cualquier debate público sobre ética y justicia”, dice Sandel. Al igual que Tony Judt -el historiador fallecido en 2010- Sandel se suma a la corriente de pensadores occidentales que han venido haciendo el diagnósti-co del llamado neoliberalismo, consolidado a partir de los años 80 en los países ricos y catastró-ficamente repetido en los países “en vías de desarrollo.”
Recomiendo la lectura de ambos libros: Justicia, de Sandel (publicado por Debate) y Algo va mal, de Judt (publicado por Taurus). Y lo recomiendo a académicos, docentes de Ciencia Política, Econo-mía y Administración de Empresas, a políticos que aún lean libros y a empresarios que no desdeñen el pensamiento y la crítica.
El mundo conoce y todavía padece las estrepitosas caídas de la economía y los colapsos de los últimos 20 años. Los contribuyentes acabaron pagando los errores y ambiciones de los gurús del mercado. Conocemos los efectos pero no el rostro de la criminalidad financiera. Pero lo peor de todo ha sido el clima moral engendrado por este empoderamiento de la riqueza, causa primera de la corrupción que nos golpea.
No se trata de pensadores “marxistas”. Sandel es un hombre de estirpe liberal; Judt fue un socialde-mócrata que lamentó el fracaso “inducido” del Estado del Bienestar, como se conoció durante tres o cuatro décadas el modelo capitalista que redistri-buyó riqueza, satisfizo derechos elementales a sus ciudadanos y controló la marcha desbocada de ese potro llamado mercado.
En el modelo de sociedad que ambos pensadores condenan está el marco que explica el tamaño colosal de la corrupción que toca por igual a las instituciones del Estado y a los particulares. La moral que está detrás de este modelo, es la misma que hace posible la existencia de grupos y con-glomerados mafiosos dedicados a esquilmar al Estado, es la que perpetúa a los políticos profesio-nales y les da status de perversos empresarios del cinismo.
Lo que estamos viendo en Colombia con el caso de los Nule es exactamente lo mismo, en propor-ciones mayores, a cualquier otra empresa delictiva: un propósito claro en ganar mucho dinero en el más corto tiempo posible asociándose con inter-mediarios y cómplices que lo hagan posible, incluidos altos funcionarios de gobierno.


*Escritor


salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

en colombia el censo

en colombia el censo electoral es mas 30.000.000 de habitantes.solo vo tan 14000.000 de personas.la corrupción todo mundo sabe que es el problema del país.los congresistas no hacen leyes para corregirla y siempre eligen los mismos.entonces los responsables de la corrupción y todo lo que ocurre es de los 16 000.000 de habitantes por no participar en las elecciones para cambiar a los mismos de siempre.

Es tanta la arrogancia del

Es tanta la arrogancia del señor Alvaro Uribe, que se cree con el derecho de descalificar la sensibilidad del presidente Santos. Dizque al él le "duele" la violencia y otros la usan para ascender políticamente. Usted, señor Uribe, se ha beneficiado política y socialmente, más que nadie, de la violencia del País. Gracias a la torpeza, la crueldad y el narcotráfico del grupo pseudo guerrillero de las Farc, usted tiene nombre. Así como ciertas iglesias usan al diablo para atraer fieles, su alter ego son las Farc. "Farc, luego existo" es su filosofía. Es bueno que usted hable, hable y hable, para que sature al auditorio nacional. Los medios se sirven de sus bravuconadas para armar escándalos y captar audiencia. Uribe hablando, hablando y desesperando y Santos gobernando, ¡qué bueno!