Indicadores económicos
2017-10-19

Dólar (TRM)
$2.935,66
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,42
Euro
$3.449,10
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$52,04

Estado del tiempo
2017-10-19

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 03:59

Marea max.: 21 cms.

Hora: 1:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-19

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
7 - 8
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Cultivemos las virtudes

¿Qué hace sostenible a una sociedad? Su capacidad para articular a la ciudadanía activa con buenas leyes e instituciones sólidas. Son los ciudadanos movilizados quienes fundan y refundan continuamente la sociedad y la hacen funcionar dentro de patrones éticos. La política del país y de nuestro departamento nos invitan a considerar tres virtudes urgentes que quiero proponerles: la audacia, la prudencia y la templanza.

La primera virtud es la audacia y es exigida a los que deciden acerca de la situación social colombiana, que, vista en esta temporada invernal, es desoladora. Bastante hace el presidente Santos, quien resultó liberal, con su equipo de gobierno, pero es poco frente a la llaga histórica que ha extenuado a los pobres.
Sólo desde una verdadera revolución en educación y salud podremos lograr las transformaciones estructurales. Por el año 1998, Francisca, maestra comunitaria del barrio Nelson Mandela, me decía: “Padre Rafa, un pueblo ignorante y enfermo jamás dará un salto hacia delante”.
Audacia es el coraje de decidir y poner en práctica iniciativas efectivas para los problemas en cuestión. Verbigracia la nueva agenda legislativa del Congreso. En Colombia, la búsqueda de la estabilidad macroeconómica inhibe la audacia que exigen los problemas sociales. En la audacia se debería ir hasta allí donde un paso más fuese una insensatez. Sólo así se evitaría que la crisis se transforme en drama colectivo de grandes proporciones.
La segunda virtud es la prudencia, que contrapesa a la audacia. La prudencia es la capacidad de escoger el camino que mejor solucione los problemas y que favorece a más personas. Por eso, la prudencia es el arte de congregar más y más agentes y de movilizar más voluntades colectivas para garantizar un objetivo bueno para el mayor número de ciudadanos. Como en todas las virtudes, tanto la audacia como la prudencia pueden conocer excesos. El exceso de audacia es la insensatez. La persona va tan lejos que acaba aislándose de los otros. Termina pareciéndose a Don Quijote, que se quedó solo. El exceso de la prudencia es el inmovilismo. La persona es tan prudente que acaba muriendo de exceso de juicio. Termina cometiendo pecados de lentitud, que no es otra cosa que llegar demasiado tarde a la comprensión y solución de los problemas.
Hay una virtud que es el medio entre la audacia y la prudencia: la templanza. En condiciones normales significa la justa medida, lo óptimo relativo, el equilibrio entre el más y el menos. Pero en situaciones de caos social, como es nuestro caso, la templanza es sabiduría política. La sabiduría implica llevar a la audacia hasta aquel punto tan lejano más allá del cual ya no se podría ir sin provocar una gran inestabilidad. El efecto es una solución sabia que resuelva las cuestiones de las personas que han padecido las injusticias. Es darle sabor a la existencia. La palabra sabiduría, como nos lo indica el término, es un cierto “gusto” (sapere: saborear, gustar) de la realidad, de la verdad. El desafío es ser constructores de ese equilibrio, sutil, entre una audacia que se llena de coraje y una prudencia sabia. Retomo al poeta: “hay que saber esperar… teniendo que forzar… las horas de aquella urgencia… que no permite esperar”.

*Sacerdote y sociólogo, director del Programa de Desarrollo y Paz de los Montes de María.

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese