Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

¿Cultura mafiosa?

La captura de alias “fritanga” pone sobre el tapete una serie de asuntos para analizar nuestra sociedad, su cultura y sus instituciones.

¿Qué pasa en una sociedad infestada por una reproducción constante, masiva, de violencia, conflicto, drogas, mafia, ilegalidad?

Los escándalos de corrupción más grande que ha tenido el país han estado determinados por los “nexos” o las “relaciones” que funcionarios públicos tienen con: el narcotráfico, paramilitares, guerrilla, en definitiva, organizaciones criminales.

Esto supone que el mal uso del poder tiene que ver con los principios del funcionario, pero también con una realidad que somete ya sea mediante la intimidación, el miedo, el terrorismo e incluso el deseo mismo de un poder mayor. Nada justifica la corrupción y por algo gran valía tienen esos hombres incorruptibles que han preferido inmolarse que traicionar sus principios. Y son ellos precisamente los que toman control sobre el rumbo de los acontecimientos, cambian la historia y se convierten en referentes.

Esta sociedad no quiere hablar de crisis de valores y el relativismo cultural nos pone frente a dilemas en los que la ética pierde su carácter universal y da posibilidades de comprensión de acuerdo con las circunstancias determinantes.

Es cierto entonces que nuestra sociedad produce muchos capos como lo dijo Ricardo Chica en su columna dominical y también es cierto que esos muchos, y las múltiples y complejas realidades han flexibilizados nuestros horizontes morales volviéndonos acríticos e inmutables frente a la ilegalidad.

La sanción social que tan buenos resultados le ha dado a Mockus en su discurso de la cultura ciudadana es casi inexistente en este contexto de corrupción y criminalidad galopante.

Ahí está el matrimonio de alias Fritanga. La gente asiste a una fiesta de 7 días en una isla llena de excentricidades, plagada de lujos y nadie cuestiona el dinero con el que se paga la fiesta. Nadie cuestiona la procedencia de los ingresos de su “amigo”, sobre todo si puede gozar de ellos. Fritanga figuraba como muerto, esto supone una falla institucional o incluso cooptación del Estado. En nuestra ciudad convivimos con gente que sospechosamente amasa rápido una gran fortuna, se les ve armados y hasta de apariencia y comportamientos extraños; pero el discurso posmoderno nos prohíbe juzgar a priori y determinar estereotipos; entonces aceptamos la diferencia per se, corriendo riesgos tan altos como el de una sociedad indiferente y permisiva.

Así es como nuestras hijas terminan saliendo con un tipo que un día decide levantarla a machetazos y prenderle fuego. Así es como convertimos en estrellita a una prepago que le dice al mundo sin sonrojarse que “se prostituye como lo haría cualquier madre soltera para darle mejor vida a su hijo” y de paso se convierte en referencia aspiracional de nuestras jóvenes. Así es como elegimos una y otra vez a los políticos que nos han robado o han sido investigados e incluso condenados y en lugar de sancionarlos moralmente los premiamos con una nueva oportunidad para sus abusos.

Lo hemos visto, nuestras instituciones no están blindadas contra los seres que las infestan de corrupción, nuestra sociedad no ha sido dura con la sanción social y peligrosamente estamos reproduciendo y adoptando conductas sociales que legitiman una cultura mafiosa que nos determina y debería al menos, avergonzarnos.



* Comunicadora social-periodista

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Esa es una realidad que solo

Esa es una realidad que solo el pueblo puede cambiar. Pero está lejos el día que éste pueda reaccionar.

De acuerdo con la

De acuerdo con la articulista, lastima que toda esta cadena de desastres empiece en la familia (muchas) continue en la escuela y tenga como caja de resonancia a los medios de comunicacion con todas sus formas, quienes han despreciado al hombre y se han envilecido por lo material: la codicia del dinero, ademas se han apartado de Dios que es lo mas grave.

Esos son los heroes de la

Esos son los heroes de la juventud, por eso la violencia en contra de la mujer y los niños,por esoel pandillismo desde donde nacen los futuros capos y sicarios,y el agravante es que los legisladores no hacen leyes que castiguen por que se echarian la soga al cuello siendo ellos los principales actores de este cnflicto

lo que esta pasando es propio

lo que esta pasando es propio del sistema politico y economico, el afan de enriquecerse rapido , eso no lo acaba ninguna sancion social, a ellos no les da pena eso, aqui hasta los jueces eatan en eso, y la gente entendio que las olondrinas no hacen verano, ya veras!!!!

JOVEN LA FELICITO ESCRIBE MUY

JOVEN LA FELICITO ESCRIBE MUY BONITO, PERO Y LA REALIDAD DE CARTAGENA, A LO LARGO DEL AÑO Y NI SE DIGA EN TEMPORADA Y REINADO NUESTRO CORRALITO SE LLENA DE PRE-POS- ETC TANTO DE MUJERES COMO HOMBRES, DE LA FARANDULA NACIONAL E INTERNACIONALY DESDE ANTES QUE TU ESCRIBIERAS, ESA DOBLE MORAL GALOPANTE REINA SIEMPRE EN LAS CLASES ALTAS QUE SI SABEN PARA QUE SON LOS APELLIDOS O NO?
PORQUE NOESCRIBISTE DE LAS REINAS,MODELOS ,PRESENTADORAS QUE SI SE PROSTITUYEN POR GOCE Y PODER LA TAL DUNIA NO ES MAS QUE OTRA IDIOTA UTIL DEL ABOGANSTER CARTAGENERO DEFENSOR DE MAFIOSOS TU LO CONOCES?. O A CUAL PRESENTADORA O MODELO CONOCES? Y SIN EMBARGO SE SIENTAN A MANTELES . TU SABIAS QUE A CARTAGENA LE DICEN LA HABANA DE LOS GRINGOS. HAY QUE DAR MAS CONTRA ESTA TRIP´LE MORAL PORO TODO ENTRA PO CASA.

Excelente columna, una

Excelente columna, una radiografía de una sociedad cobarde que producto de una doctrina traqueta se ha acostumbrado a ignorar lo terrible y muchas veces ha llegado a menospreciar lo loable. Un abrazo gigante! y ojala que voces como la tuya se escuchen cada vez mas fuerte.

DONDE ESTÁN LOS INVITADOS?

DONDE ESTÁN LOS INVITADOS? QUE LE DEN LA CARA AL PAÍS