Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-05

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-05

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 15:05

Marea max.: 18 cms.

Hora: 23:25

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-05

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

3 - 4
Taxis
1 - 2
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Darwin cambió la historia

Aunque lo hizo con matices, el Papa Ratzinger declaró que la teoría de la evolución no riñe con Dios.

A pesar de que el Papa Juan Pablo II lo hizo antes, sorprende que no haya tenido tanto despliegue, ya que históricamente la relación entre la Iglesia y los científicos, ha sido controversial. A veces captó la atención mundial, como en el caso Galileo. Eran otros tiempos. En la Iglesia moderna hay gran interés por la ciencia. Curiosamente Charles Darwin, descubridor de la evolución, pudo ser pastor religioso y estudió en el Christ College, de Cambridge.

La teoría de la evolución se basa en principios aparentemente obvios, que necesitaban un genio capaz de asociar ideas y hechos dispersos desde el inicio de la vida para definirla. Puede parecer simple, pero es compleja. Aún en esta era de células madre y genomas, sus mecanismos intrínsecos no se explican por completo.

Darwin concluyó que todas las especies vienen de un único antecesor y que todos los organismos vivos luchan día a día por sobrevivir, adaptándose a los cambios. Además definió que este proceso se hacía por selección natural: los rasgos que permitirían una mejor adaptación predominarían mientras que los otros desaparecerían.

Cuando Darwin publicó sus ideas, no se conocían bien las leyes de la genética. Ahora sabemos que la selección natural favorece la transferencia de los genes que nos ayudan a sobrevivir. Adaptarse no es tan obvio: los dinosaurios gigantes, los animales más poderosos, se extinguieron, mientras que otras especies aparentemente más débiles persisten, como el cocodrilo, con doscientos millones de años encontrando cómo sobrevivir.

Las teorías de Darwin, que revolucionaron el mundo, se han usado, erróneamente, para negar a Dios. También, desgraciadamente, para refrendar conceptos sociológicos extremistas, como la superioridad racial. Y para legitimar guerras, y aún más, para apoyar sistemas económicos como el capitalismo salvaje, estimulando el desenfreno en la competencia bajo la premisa de que sólo los mejores deben sobrevivir. Darwin jamás promulgó estos conceptos ni hay tales referencias en sus obras. Extrapolar la evidencia de la evolución de las especies al terreno social es muy tentador, pero se cae en un terreno incierto.

Sin embargo, no podemos negar que el ser humano, como cualquier especie, se enfrenta cada día a la realidad de mantenerse vivo, por lo tanto tendrá que desarrollar todas las habilidades necesarias para lograrlo. En contra de este principio básico que la naturaleza nos enseña somos cada vez más sobreprotectores con nuestros hijos, no sólo en el ámbito familiar sino que lo expandimos a las escuelas y a la calle. Si no permitimos que usen su cerebro y su intuición, resolviéndoles todo, lo más seguro es que fracasen.

La vida está llena de dificultades y la única manera de aprender a sortearlas es enfrentándolas. El temor a que los hijos cometan errores es infundado: uno solo de ellos enseñará más que mil victorias. El verdadero amor se basa en criar niños seguros en sí mismos, sin temores, suficientemente orgullosos de lo que son para poder ayudar a los demás sin mezquindad, en fin, hombres del mañana que sean felices construyendo una sociedad justa y equitativa. En el fondo, quizás eso era lo que Darwin quería.

cargaries@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

"La vida antes que una lucha

"La vida antes que una lucha por la supervivencia es el triunfo de la cooperación y la creatividad" (Capra, F; 2006. La trama de la vida)