Indicadores económicos
2017-06-24

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 07:07

Marea max.: -10 cms.

Hora: 11:57

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 36 ºC

Pico y placa
2017-06-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

De inseguridad y mecedoras

En la esquina de mi casa atracan casi todos los días. El fin de semana pasado me tocó a mí. No ha sido la primera vez pero sí el de mayor riesgo y violencia que he afrontado.

Portar un arma es quizás cada día más común o más fácil pese a las “leyes o reformas” que se decretan. La inequidad social se ha desbordado al punto que en la cabeza de los delincuentes no hay cabida para racionamientos trascendentales sino para una racionalidad instintiva, utilitaria e instrumental.

No fue nada lo que me pasó comparado con la tragedia que afrontó la familia Sierra Cabarcas en Crespo. Una madre y su hijo fueron acuchillados hasta morir, tras sorprender a un empleado robándoles lo guardado en la caja registradora del restaurante que habían concebido como negocio familiar y que poco a poco crecía con el entusiasmo, el amor y la dedicación que sólo la armonía de una familia unida, esperanzada y decente podía darle.

Hechos así no sólo acaban con el derecho inalienable de la vida -pérdida dolorosa e irrecuperable- sino que destruye los sueños, la esperanza y la confianza necesarios para seguir adelante y enfrentar con optimismo el futuro incierto de una sociedad que se descompone en las consecuencias de un sistema que no prevé contener las inequidades sociales, conducentes a irracionalidades criminales como las que presenciamos en nuestra ciudad, campo y país, además permeado por las violencias generadas en las mafias y las luchas por el dominio y el poder.

Recuerdo las palabras de la alcaldesa Judith Pinedo, cuando al referirse a la seguridad en la ciudad, tanto en campaña como recién elegida, decía que trabajaría para que al finalizar su gobierno los cartageneros pudiéramos como en “otrora” sacar las mecedoras a las terrazas de las casas y departir tranquilamente en familia.

Finalizando su mandato, observamos como las mecedoras en las terrazas son cosa del pasado. La realidad es que estamos muy lejos de la tranquilidad, cerca del miedo y perseguidos por el terror que inmoviliza hasta petrificar.

La cito no para condenarla. Mis críticas son lecturas de una cotidianidad de la que todos somos testigos y libremente denunciamos con la esperanza de cambiarla de alguna forma. La cito para evidenciar el cuidado que debería tenerse en las promesas de campaña, que pueden terminar como es el caso, en la decepción que dan los incumplimientos.

Lo señalo además para invitar a los candidatos a ser serios en lo que dicen y a los electores a ser críticos en lo que escuchan, pues me preocupa cómo se proponen irresponsablemente soluciones a problemáticas tan complejas, que no se resuelven con discursos bonitos ni formulitas prefabricadas.

La seguridad no es cuestión exclusiva del aumento de oficiales, de la creación de una policía metropolitana, de los recursos de Distriseguridad, de un programa para desmovilizados o de las restricciones a las libertades y derechos ciudadanos. La inseguridad nace del hambre, de la pobreza, de las injusticias sociales, del desempleo, de la corrupción, etc. Lejos del romanticismo de unas mecedoras en las terrazas, reclamamos las garantías del derecho a una vida digna, con protección y equidad social que redunden en bienestar básico y sostenible.



*Comunicadora social-periodista, especialista en gestión pública.



martha_amor@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese