Indicadores económicos
2017-10-20

Dólar (TRM)
$2.921,92
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.457,80
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,29

Estado del tiempo
2017-10-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 20:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

De la guerra y del corazón

En medio de la curiosidad que producen las muertes y las tragedias, de ese morbo inmóvil que impulsa a ver por ver sin ningún sentido de solidaridad o auxilio al prójimo, ni tampoco captura memoriosa de aquello que desaparecerá por siempre, muchos periódicos impusieron a sus lectores y no lectores –simples paseantes de la calle– la insoportable deformación que produce la muerte en lo que fue la vida.

El cuerpo pesado del señor Briceño, o Jojoy, cubierto por la sombra de la sangre y sobre una bandeja de latón de cocina de restaurante, bien podía recordar alguna escena de la novela El otoño del patriarca. Algo conmovía, o repugnaba, o maltrataba el pudor, a pesar de la humanidad que fue.
En toda la masa de información de los medios cuyo contenido repetía aspectos sabidos del conflicto y retratos de superficie de los guerreros de un lado y del otro, y conjeturas políticas sobre el futuro, un aspecto llamó la atención de los ciudadanos. ¿Por qué tantas cámaras, de fotografía y de televisión, en la entrada de la morgue, la sala de medicina legal que en las indicaciones del edificio aparece como anfiteatro?
Las respuestas son múltiples. Desde el siniestro comercio de grasa de muertos que surte los locales en las calles aledañas a la morgue con sus ofertas de rezos, limpiezas de la saladera, ubicación de enemigos, baños para atraer la fortuna, sahumerios para retener el amor; hasta los recogedores de una hebra de cabello, un pedazo de uña, con los cuales venden relicarios de los santos del infierno – que también los hay -. Por supuesto hay que nombrar a los esperadores de milagros. Estuvieron atentos a la resurrección de Jojoy y el consiguiente discurso en la mitad del desolado parque.
Sin embargo el silencio irreversible de la muerte se impone. Y de la inexplicable ola de reporteros y carreras sin dirección, entre los adoloridos buscadores de cadáveres de familiares, se destacaron presencias discretas. Es una lástima que los escandalosos hábitos del espectáculo hayan malogrado la perspicacia del periodismo colombiano y sus admirables antecedentes.
De esos hechos que enseñan más de Colombia y son capaces de despertar preguntas distintas, la redacción de Bogotá de El Tiempo, sin nombrar al sensible periodista, relató algunas.
La de la mujer de 62 años que se enteró de las noticias por la radio. Esta señora convidó a sus familiares a ir hasta el anfiteatro. Sin ser pariente de Jojoy su motivo
indiscutible. Se trata de un hecho histórico, dijo. La mujer quería ver la historia. No hacía falta considerar a qué llamaba un hecho histórico. Con su edad ella carga tiempo para haber conocido hechos que son parte de la historia: el premio Nobel de García Márquez, los ciclistas ganadores, los boxeadores campeones, los médicos descubridores, los poetas galardonados, los humildes de la resistencia, es decir la historia que nos dignifica y nos estimula; y la de los Sangre Negra y Escobar y Gacha y los ladrones de lo público y de los políticos indignos y los violadores de niños y mujeres y jóvenes, es decir la post data a la historia universal de la infamia.
O la de la mujer que lloró. Las lágrimas y su enigma.

*Escritor

rburgosc@postofficecowboys.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

M:....pareciera que somos un

M:....pareciera que somos un conglomerado social o una comunidad bastante sui generis....