Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-07

Dólar (TRM)
$3.015,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,59
Euro
$3.236,80
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$50,93

Estado del tiempo
2016-12-07

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:57

Marea max.: 12 cms.

Hora: 16:41

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 12 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-07

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

De partidos y avales

Desde hace veinte años, nuestra joven Constitución no ha servido para otra cosa que para dar cabida a la corrupción de la clase política.

Cuando yo me acercaba al despacho de Juancho Vélez Herrera, en la Secretaría de la Alcaldía de Cartagena de Indias, para inscribir mi candidatura como aspirante a la Cámara de Representantes o el Concejo de mi ciudad, simplemente manifestaba que pertenecía al Partido Conservador y eso bastaba.

Laureano Gómez decía que a la gente hay que creerle lo que dice, y eso era suficiente cuando inscribía mi candidatura como godo. Ahora se necesita un aval, algo así como una fianza del Partido legalizado en el Consejo Electoral; y eso cuesta, tiene su valor arriba de la mesa, y en algunas colectividades, debajo de ella. Por eso hoy, tenemos decenas de Partidos políticos, sin principios ideológicos, sin estatutos, incluso sin banderas.

Por 150 años, antes de 1991, nos acomodamos a dos partidos tradicionales. José Eusebio Caro (1817-1901), con Mariano Ospina Rodríguez (1805-1885), en 1845, fundaron el Partido Conservador Colombiano, y el Partido Liberal, por Anselmo Vicente, más conocido como Vicente Azuero Plata (1787-1844), con ideologías definidas y banderas sin tinturas. Hoy es fácil apreciar como un político cambia de partido, por un aval o un puesto en la burocracia oficial. Se voltean más que un desvelado, como diría el ex Vicepresidente Santos. Todo esto invita a la corrupción, y mucho más cuando el artido que feria los avales, recibe del Estado, de los contribuyentes, una suma por los votos de sus avalados, los recibidos por la colectividad.

¿Qué seriedad podemos apreciar hoy en la política colombiana, cuando un candidato puede amenazar a los directivos de su partido con cambiarse a otro, si no le dan el aval? ¡Corrupción y más irregularidades en nuestra clase política, llamada a dar ejemplos de buena conducta!

Pero cuando un candidato no quiere someterse al costoso aval, busca el sistema de firmas, fórmula que lo libera de la disciplina de un partido, que algunas veces es impuesta no por un reglamento o unos estatutos, sino por el deseo de los directivos de la organización política, sin ideología. Pero ¿esto de recoger firmas sí es democrático? No lo creo, porque un firmante puede hacerlo por varios candidatos para el mismo fin, luego es una farsa.

Para alcanzar el aval conservador, en la última elección para Presidente, ¿de cuántas artimañas y triquiñuelas no se valieron uno que otro aspirante?              

Y para vergüenza de mi Partido Conservador, un personaje que ha recibido los máximos honores de mi colectividad inscribe la candidatura conservadora de Noemí, y sin aprovechar el secreto del voto, lo hace en forma descarada por el candidato del llamado Partido de la U, hoy Presidente de Colombia.

Regresemos a nuestra Constitución del 86, terminemos con la norma de los llamados avales, puesta en la del 91; porque así también borramos una oportunidad más de corrupción en nuestra clase política, hoy muy cuestionada, señalada.

francoburgos@costa.net.co

*Rotaremos este espacio entre distintos columnistas para dar cabida a una mayor variedad de opiniones.

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Doctor Franco, de acuerdo, la

Doctor Franco, de acuerdo, la famosa recoleccion de firmas, es una farsa. Pero, es necesario solo la existencia de dos partidos en un pais, para evitar la corrupcion o eso hizo que aumentara la misma, ya que entre ellos se tapaban sus actuaciones. Era necesaria la alternancia del poder (Frente Nacional) y que si alguien no pensaba igual que ellos era llamado "comunista" y no podia aspirar a ser oido en Colombia?. El pais evoluciono la politica tambien.

la política evolucionó pero

la política evolucionó pero para mal. Ahora no hay en quien creer, las prebendas cuestan, los compromisos pesan hasta el punto que cualquier persona por cumplirle a su "jefe de turno" hacen lo que sea, desde cualquier cargo no importa cual sea, aunque se viole la ley y los principios, primero es el compromiso con su caporal, el resto que.....

Me recuerdo cuando era niño,

Me recuerdo cuando era niño, los que pertenecian a algun partido gritaban aun en tragos, "que viva el partido tal", y es que le profesaban amor a su partido, a sus ideas, y a personas como usted que aun lo reconocemos como un "godo" de cepa invariable. Ahora no, ahora buscan el grupo que más ofrezca, no hay ideales ni un carajo, solo corrupción

Hoy cualquiera que pretenda

Hoy cualquiera que pretenda ingresar oficialmente tiene que pedirle a los mafiosos(Padres de la Patria) un aval para entrar en el circulo exclusivo. Hablemos en Plata cuanto cuesta un pequeño ingreso a un muchacho que acaba de salir de la universidad donde no se consigue trabajo para acumular algun dinerito . Nada si quiere seguir se tiene que entregar a los Mafioso

Y que habla este señor de

Y que habla este señor de corrupción? Vivió toda su vida de la política corrupta, solo que en sus tiempos la gente era más ignorante y admiraba a los bandidos políticos como se admira a un heroe.