Indicadores económicos
2017-09-22

Dólar (TRM)
$2.913,96
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,55
Euro
$3.469,06
UVR, Ayer
$251,70
UVR, Hoy
$251,72
Petróleo
US$50,55

Estado del tiempo
2017-09-22

marea

Marea min.: 00 cms.

Hora: 21:21

Marea max.: 18 cms.

Hora: 13:15

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 03 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-22

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Deberes ciudadanos

La vida de fe no se vive en abstracto,  se inicia en la mente y el corazón,  pero se expresa en las realidades cotidianas de la vida, en la manera como vivimos y convivimos con los demás, en la vida de familia, en la vida laboral y en la forma como cumplimos con nuestros deberes ciudadanos.

En el evangelio de hoy, Jesús nos recuerda que el cumplimiento de los deberes ciudadanos son complementarios a nuestros deberes con Dios: “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. A Dios le damos nuestra vida entera para que tome posesión de nuestra mente y corazón y nos ayude a optar por el bien, la justicia, la paz y el amor, comprendiendo que todos somos hermanos. Eso nos compromete con mayor fuerza como ciudadanos, porque nuestro deber es irradiar la justicia divina y el amor en la familia, la ciudad, el país y el mundo.  Con nuestro trabajo, el pago de los impuestos y los servicios a la comunidad, vamos buscando contribuir en la redistribución de la riqueza y que haya mejores oportunidades para quienes no las han tenido, así como,  que se celebren obras de beneficio general. Cada posesión implica una responsabilidad, tanto las posesiones de conocimientos, talentos, capacidades, como de  recursos.

Nos acercamos a épocas electorales y es preciso recordar  nuestros deberes de elegir bien, a los más honestos, justos, capaces, con mayor sentido de responsabilidad, liderazgo, transparencia y eficacia, con conciencia de que la autoridad proviene de Dios y es a Él a quien hay que rendirle cuentas.  Deberemos también  involucrarnos como ciudadanos, contribuyendo con nuestros talentos, dinero, esfuerzos y oraciones para construir entre todos una mejor sociedad, en la que se de una convivencia armoniosa, mayor solidaridad y una vida más digna para todos.

Todo lo que prospera de manera estable es fruto de la diligencia, la solidaridad, la misericordia y la justicia. Cuando éstas se ejercen, todos los esfuerzos suman y contribuyen a generar cosas positivas para todos. Decía Shakespeare: “La misericordia no es forzada, cae del cielo como la suave lluvia y bendice al que da y al que recibe”. Estas virtudes llevan al ser humano, con la gracia de Dios, a propiciar situaciones gano-ganas en todos los asuntos en que está involucrado.

Cuando por el contrario, los seres humanos, nos dejamos llevar por la pereza, la avaricia, el egoísmo, la insolidaridad y la injusticia, en lugar de contribuir con la vida de los demás, vamos generando situaciones que generan infelicidad, inseguridad e insatisfacción. Situaciones que son pierdo-pierdes para todos, porque todos salimos perjudicados.

Las empresas y quienes las dirigen, también cumplen con los deberes ciudadanos cuando  benefician a la sociedad  generando bienes o servicios de excelente calidad y precio apropiado, empleos seguros,  salarios justos, ambiente de trabajo digno, formación y capacitación de sus colaboradores, compensaciones a sus accionistas, impuestos al estado, atendiendo  la responsabilidad social con su entorno para incidir positivamente, buscando mejores condiciones  y oportunidades que beneficien a la comunidad y  cuidando el medio ambiente.

Si colocamos a Dios en el lugar que le corresponde y le reconocemos a Él el poder y la gloria, cumpliremos también con nuestros deberes ciudadanos que nos llevan a buscar el bien común, edificando una sociedad más fraterna y próspera para todos.`

Mt 22, 15-21



*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.



judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Cuánta hipocresía! Judith, tu

Cuánta hipocresía! Judith, tu marido anda huyendo por no dar la cara acerca de acusaciones de la comisión de delitos; a propósito, dónde andará?; tu familia, concretamente tu hermano Fernando, no satisfizo con sus explicaciones sobre la adquisición de los terrenos de chambacú donde funciona el edificio dizque inteligente. Ah! y de las elecciones, cuánto cinismo, ustedes están apoyando a Campo y en consecuencia, son socios de los garcía, Ilsaca...,condenados por paramilitarismo, hipócrita.

Para los creyentes, utilizar

Para los creyentes, utilizar el nombre de Dios o hacerse pasar por fiel a su mandato, con el propósito de manipular y engañar es pecado mortal, sería bueno que hicieras un acto de contricción y mea culpa para ponerte a tono sincero con él y la sociedad, claro es difícil porque no eres tú sóla, sino tu entorno familiar que sistemáticamante se burla de la sociedad a nombre de Dios