Indicadores económicos
2017-04-25

Dólar (TRM)
$2.871,98
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.115,52
UVR, Ayer
$248,84
UVR, Hoy
$248,95
Petróleo
US$49,23

Estado del tiempo
2017-04-22

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 14:09

Marea max.: 11 cms.

Hora: 07:24

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-25

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Desarrollo y patrimonio

“La conservación de las poblaciones o áreas urbanas históricas sólo puede ser eficaz si se integra en una política coherente de desarrollo económico y social, y si es tomada en consideración en el planteamiento territorial y urbanístico a todos los niveles”, dice la Carta Internacional para la Conservación de Ciudades Históricas y áreas urbanas históricas, conocida como Carta de Washington-1987.



  La carta es un documento del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Históricos y una referencia obligada en las ciudades que la UNESCO ha distinguido con el título de “patrimonio de la Humanidad.”

  Al intervenir en el debate provocado en W Radio a raíz de las declaraciones del alcalde Terán sobre proyectos urbanísticos futuros, la Ministra de Cultura, Mariana Garcés, fue clara en ese sentido. Y no sólo al referirse al proyecto inmobiliario y turístico que se realizaría en Chambacú, sino a todo lo que se emprenda en zonas de influencia del Centro histórico.

  El debate de la W no terminó con una rectificación de la ligereza del alcalde sino con su destemplada respuesta: el proyecto de uno de los empresarios que financió su campaña a la alcaldía tendría su aprobación. “Duélale a quien le duela”, dijo. Pero el alcalde, el IPCC y Planeación tienen que recordar que Cartagena no es solo patrimonio de Colombia sino de la Humanidad, que su Centro histórico y zonas de influencia se rigen por normas nacionales e internacionales.  

  Nadie nos ha probado que las obras de Chambacú generarán de verdad tres mil empleos, ni que el trazado de un puente de 13 mil millones de pesos sea más necesario para la ciudad que para el negocio privado. Se habla con entusiasmo delirante de nuevas marinas pero no de la concentración desmedida de embarcaciones en la bahía ni de la contaminación ambiental que traerían. 

  No se conocen estudios urbanísticos y ambientales sobre el impacto que un edificio de 15 ó más pisos producirá en un área de influencia del Centro histórico, cercana al castillo de San Felipe. No se habla del inmenso déficit de arborización de las ciudades nueva y vieja, donde se reclaman más pulmones que urbanizaciones, más espacios públicos que fastuosos encerramientos privados. 

  El alcalde debe recordar que de nada vale la idea del progreso si, en vez de integrar la población local al disfrute del patrimonio, del cual hace parte su cultura, se la expulsa hacia extramuros lejanos. Al ensancharse del centro hacia la periferia, la ciudad de los grandes negocios turísticos desplazará de su hábitat histórico a la población local, que sólo servirá para decorar los videos promocionales de la Cartagena turística. 

Cuando la UNESCO habla de “una política coherente de desarrollo económico y social” está hablando de los daños irreparables que trae la aceptación irresponsable de un “progreso” regulado sólo por los capitales y el mercado. ¿Se imaginan ustedes lo que quedará de La Boquilla en 10 años, lo que será Getsemaní en manos de la especulación inmobiliaria? Háganlo y opinen. ¿Es ésta la ciudad que quieren?

Nota.- Desautorizo el uso de mis columnas en campañas sin duda mercenarias de candidatos perdedores contra el alcalde Terán Dix, como se ha venido haciendo en programas locales de radio.



*Escritor y periodista, Doctor Honoris Causa en Literatura por la Universidad del Valle.



salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

En épocas pretéritas, los

En épocas pretéritas, los habitantes de la ciudad y los visitantes también se sentaban a la sombra de los arboles del “Parque de la Marina” e ingerían lo que llevaba en la lonchera sentados en el pasto o grama del parque, pero con la llegada del “progreso” se decidió convertirlo en parqueadero y del parque como tal no se volvió a hablar.
Que espectacular seria si el nido de gamines en que se ha convertido Chambacú, se recupera para parque en el cual la sombra sea de arboles y no de rastrojos. Donde los ciudadanos puedan sentarse a descansar después de caminar por las calles de la ciudad vieja (que entre otras cosas deben sacarle el tránsito vehicular y quede solo peatonal) Pero solo son sueños.

Ke le den de toma'po'[--

Ke le den de toma'po'[-- Censurado --]a Mattos.