Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-09

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-09

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 00:21

Marea max.: 20 cms.

Hora: 07:38

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2016-12-09

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
S/M

Desequilibrio funcional

Hace casi un siglo uno de los postulados del urbanismo moderno decía que las ciudades debían cumplir 4 funciones básicas para las personas: habitar, circular, trabajar y recrear. 

Estas siguen siendo necesarias y complementarias en la estructura de cualquier ciudad. Sin embargo en Cartagena el desarrollo urbano no responde equilibradamente a estas 4 necesidades.

Parece que en la ciudad sólo se invierte dinero en urbanizar para habitar y trabajar; cada día hay más edificaciones residenciales, hoteleras, comerciales y de oficinas. Mientras tanto, la ciudad es un caos para circular y casi no se invierte en espacios públicos de recreación para los ciudadanos, ni para los visitantes a pesar de ser un importante destino turístico. Es evidente que los promotores inmobiliarios actúan aceleradamente y con gran ventaja respecto a las rezagadas iniciativas del gobierno local, principal responsable de proveer los espacios con condiciones adecuadas para la circulación y la recreación. 

Mucho se ha dicho -y se sigue diciendo-  sobre los problemas de circulación en la ciudad: el déficit de malla vial, la mala calidad del transporte público, o la indignación de la ciudadanía ante la fallida implementación del Transcaribe. Mucho menos comentado es el déficit de espacios de recreación, quizás porque las playas compensan naturalmente la necesidad de esparcimiento de propios y visitantes.

Aún con el privilegio de sus playas, Cartagena necesita ampliar y diversificar su oferta recreativa. Los ciudadanos buscan alternativas de entretenimiento. Basta ver cómo se llenan los centros comerciales de gente que va a pasear, a falta de otras opciones dónde pasar la tarde. Otro ejemplo son las filas para visitar el buque Gloria cuando lo abren al público en vacaciones. Hacen mucha falta parques seguros con atracciones, un gran parque de diversiones o un parque temático. 

Tal vez un parque temático no sería la primera opción para un inversionista privado, pues no tendría una rentabilidad tan alta e inmediata como unas torres de apartamentos o de oficinas, pero también es cierto que si los parques de diversiones no generaran ingresos no existirían en el mundo. Por otra parte es posible que la administración local no tenga la capacidad económica para generar un proyecto de este tipo; pero podría compensar sus limitaciones financieras con una alta capacidad de gestión para involucrar a los desarrolladores o empresarios en la generación de proyectos de interés para la ciudad.

Cartagena necesita proyectos que integren la rentabilidad económica, con el beneficio urbano y social. La administración necesita visión y liderazgo para aprovechar los sitios con alto potencial. Es su responsabilidad que sitios geográficamente privilegiados se conviertan en espacios de calidad o en nuevos lunares de nuestro mapa urbano. Da tristeza ver como quedó deteriorado y abandonado el Parque del Manglar, en Chambacú; y aterra pensar que el terreno de la base naval (después de su posible traslado) pueda ser convertido en una mole habitacional de cemento. ¡Qué maravilla sería integrar paseos acuáticos al paseo público de Puerto Duro aprovechando la Laguna de Chambacú, o crear un parque temático relativo a la fuerza naval aprovechando el valor histórico y simbólico de aquel lugar!

Los cuerpos de agua constituyen un recurso valioso para reequilibrar las funciones básicas de la ciudad, no los sigamos desaprovechando.

mabesefu@yahoo.fr

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

El ambiente como que no es

El ambiente como que no es rentable a los políticos.
La prueba es el descuido monumental del medio ambiente y zonas de manglares. Fíjense cómo están las orillas de los manglares urbanos llenos de drogadictos y basura. Un ejemplo es el manglar y arborización de la avenida Lago tomado por drogadictos que asaltan a usuarios y lo contaminan con sus excrementos.
Los árboles mueren enfermos, cargados de plantas parasitas y lo oficial nada de nada.
Desde que desapareció las EE PP MM se acabaron los jardineros en los parques de Cartagena
REPITA, REPITA Y REPITA SOBRE EL TEMA PARA HACER UN HOYITO EN LA CONCIENCIA OFICIAL