Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-11

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-11

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

Dios con nosotros



¡Qué gran regalo de amor! Nuestro Dios no se conformó con darnos tantos dones y un mundo lleno de bienes y belleza, sino que se identificó plenamente con nosotros, en su Hijo Jesucristo. Cuando queremos crecer en empatía con alguien, procuramos identificarnos con esa persona, para comprenderla mejor. Dios se sobró en empatía, naciendo como nosotros en el seno de una madre, en una familia, en medio de nuestra historia y sometiéndose a los gozos y sufrimientos de la vida humana, y aunque su vida fue totalmente santa, experimentó incluso el dolor que originan los pecados, asumiendo los nuestros, para redimirnos, curarnos, transformarnos y elevarnos a su presencia, y así podamos vivir la libertad y la felicidad plena.

“Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria”*. ¡Gracias Dios mío, Dios nuestro! A través de tu Hijo, nos enseñas que hay más felicidad en dar que en recibir. Que no basta con dar cosas sino que es necesario que nos demos a nosotros mismos. Que es más importante el ser que el tener, luego nuestro énfasis debe ser en nuestro carácter, para crecer en virtudes y valores, haciendo fructificar los dones y talentos, poniéndolos al servicio de los demás. Nos invitas permanentemente a mantenernos en Gracia, para experimentar en la comunión contigo, tu misericordia, tu perdón, tu amor infinito, y así vivir en medio de nuestras realidades, la paz interior y con los demás, el gozo y la felicidad.

Nos invitas a que las realidades concretas de nuestra vida y del mundo, las transformemos por medio de tu amor, permitiéndote habitar en el corazón, para con tu ayuda, trabajar en la construcción de un mundo donde predomine la justicia, la paz y el amor. Nos invitas a encontrarnos contigo a través de la oración, del servicio a los demás, leyendo tu Palabra, y abriéndonos a la gracia que esparces a través de los Sacramentos.

Nos diste a tu Hijo para que fuera nuestro camino, la luz en la oscuridad, la verdad, que nos enseña de todo lo que es capaz el ser humano, si se abre a tu Espíritu. Tu Espíritu permanece con nosotros, para que recordemos tus mandamientos, nos abramos a tu voluntad, porque siempre dispones todo para el bien de los que te aman y todo lo que sucede, puede aprovecharse como medio para acercarnos a Ti, máximo Bien, Bondad, Belleza y Amor.

Nos das fortaleza para que no le tengamos miedo a nada ni a nadie. Ni siquiera a la muerte. A lo único que tememos es a estar lejos de Ti. Porque lejos de Ti, el pecado nos esclaviza. Por el contrario tu Gracia nos libera, nos da fuerza, nos da sabiduría y muy especialmente nos hace tomar consciencia de que somos tus “hijos” y contigo, poseemos todo Bien.

Que la Presencia de Dios con nosotros, su perdón y amor gratuito, nos lleve a perdonar las ofensas de los demás y a amar realmente, viviendo las virtudes y valores que tanto necesitamos para ser mejores y construir un mundo de justicia, verdad, alegría, paz y amor. Así podremos decir con el Salmo: “los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios”.

*Is 52, 7-10; Sal 98 (97); Hb 1, 1-6; Jn1, 1-18



*Economista, orientadora familiar y coach personal y empresarial.



judithdepaniza@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La felicito por su fe tan

La felicito por su fe tan profunda. Yo admiro a personas como usted, que tienen su creencia y la disfrutan, e inclusive la pregonan. Lo que no puedo aceptar es que muchas personas traten de meterle por la boca a la fuerza su propia fe a otros. Menos mal que usted no esta haciendo eso, que Zeus la bendiga.