Indicadores económicos
2017-02-21

Dólar (TRM)
$2.902,81
Dólar, Venta
$2.853,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.081,62
UVR, Ayer
$243,86
UVR, Hoy
$244,12
Petróleo
US$53,40

Estado del tiempo
2017-02-21

marea

Marea min.: -19 cms.

Hora: 00:23

Marea max.: 12 cms.

Hora: 07:52

Dirección viento: Noreste

Intensidad viento: 17 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.4 a 1.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-02-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

Discurso al conocimiento

En dos años, Obama perdió popularidad por sus decisiones para encarar “la peor recesión que la mayoría de nosotros ha conocido” (discurso de la Unión del pasado martes); no obstante, mantiene intacta su oratoria cautivante.



Obama usa frases cortas de hondo calado; reparte su mirada en el auditorio como mandan los cánones de la persuasión de masas; hace la pausa entre cada oración y espera la reacción. Casi siempre termina en ovación: aplaudido 75 veces en su alocución, una cada 50 segundos.

Curioso que Obama no se ría; menos cuando habla de problemas y soluciones. Buen ejemplo para nuestros políticos, tan dados al chistecito flojo para desviar la atención (¿o no expresidente Samper y exalcalde Lucho Garzón?). Hay un “no sé qué” en su entonación que seduce, descubierto hace 3 siglos por el filósofo francés Jean Jacques Rousseau: “el acento es el alma del discurso".

El tono del discurso de la Unión, pronunciado por los presidentes de Estados Unidos cada año ante el congreso y la cúpula militar, es solemne; pero alegre y optimista. Palabras como “unión”, “cooperación” y “trabajar juntos” se repiten; y es ritual incluir "el estado de nuestra Unión está fuerte".

La prensa colombiana habló de “desazón” con el discurso porque Obama no visitaría nuestro país; lectura simplista porque él no dedicó gran espacio a la política internacional ni a sus enemigos (ni la “amenaza terrorista” recurrente en Bush); por el contrario, fue condescendiente, fiel a su espíritu demócrata: “debemos derrotar a los enemigos obstinados en cualquier lugar en el que estén y construir coaliciones que superen los límites de las regiones, las razas y las religiones.”

La espina dorsal del discurso fue el conocimiento: la educación e innovación para competir. Obama reconoció que China e India (20% de habitantes del planeta) se percataron y “empezaron a dar educación a sus niños desde más pronto y durante más tiempo y a hacer más hincapié en las matemáticas y las ciencias y hoy invierten en investigación y nuevas tecnologías.” Llamado de atención para el restante 80%.

Obama mostró su preocupación porque, pese a contar con las mejores universidades del mundo, “durante los próximos 10 años, casi la mitad de los puestos de trabajo nuevos exigirán una educación más allá del bachillerato”; y Estados Unidos no está preparado para ese cambio gigante. Buena lección de modestia.

El carismático hawaiano trazó prioridades en investigación biomédica, tecnología informática, y sobre todo, energía limpia. Para lograrlo propuso “eliminar los miles de millones de dólares procedentes de los contribuyentes que entregamos en la actualidad a las compañías petroleras” y “antes de quitar dinero a las escuelas y becas a los estudiantes, debemos pedir a los millonarios que renuncien a sus exenciones fiscales”. Digno de imitar.

Como Kennedy, al fijar la meta de ir a la luna en los 70, Obama fijó las suyas: un millón de vehículos eléctricos de aquí a 2015; y en 10 años más, fuentes limpias de energía para 80% de la electricidad de Estados Unidos e igual porcentaje en trenes de alta velocidad.

A los colombianos, hiperbólicos en glorificar a deportistas y famosos en menoscabo de nuestros formadores de conocimiento, nos vendría bien esta reflexión de Obama: “Debemos enseñar a nuestros niños que el vencedor de la Super Bowl no es el único digno de elogio, también lo es el ganador del concurso de ciencias; que el éxito no es cuestión de fama o relaciones públicas, sino de esfuerzo y disciplina.”

*Ing. Civil y MBA, Directivo Empresarial

restrepojaimea@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Buenísimos comentarios sobre

Buenísimos comentarios sobre el discurso de Barack Obama sobre las necesidades y planes para un país tan rico como EE UU, sobre todo en la educación de los niños, sus futuras nuevas generaciones. Para la clase dirigente de Colombia son propuestas subversivas.
¿Dar educación a los niños, sobre todo pobres? No, sería acabar con salario de miseria, el voto comprado y para complemente exigir la entrega de parte de sueldo el político gestos del cargo. Miserables