Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-06

Dólar (TRM)
$3.049,47
Dólar, Venta
$2.897,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.263,54
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,35
Petróleo
US$51,79

Estado del tiempo
2016-12-06

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:39

Marea max.: 16 cms.

Hora: 15:52

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 06 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-06

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
3 - 4
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

Dos cuadros costeños

La costa Caribe tiene varios rituales culturales interesantes. Uno, es la mano izquierda del conductor asomándose por la puerta del carro mientras la ventana está abajo.

Se observa una pose fresca, descansada, o más bien desganada y desgonzada. Es una imagen mágica, sobre todo si hay una esclava en la muñeca. Nunca la he entendido, pero bueno, sin duda es uno de nuestros cuadros costeños representativos, que desafortunadamente pierde cada vez más terreno gracias a la masificación del aire acondicionado.

El otro cuadro son los diálogos y alegatos que se arman en las calles. Todos hemos visto cómo los costeños hablamos y discutimos un tema con los demás (me refiero más que todo a los hombres): procuramos por toda vía convencer de que tenemos la única verdad, por lo que entonces exageramos el cuento, recurrimos a todos los gestos y entonaciones posibles, pero también apelamos enérgica y elocuentemente al movimiento de manos… con los que llegamos progresivamente a los manotazos al aire. Es común ver una conversación callejera en la que uno piensa que va a haber pelea, en parte porque los manotazos al aire son rabiosos y repetitivos, la cara del protagonista tiene las cejas ya ásperas, y el cuello mueve la cabeza medio aleatoriamente como para demostrar seguridad. Es otra de las conductas culturales que nunca he logrado comprender del todo. Lo que sé es que por alguna razón el entorno nos enseña desde pequeños que quien más tiene la razón más logra poder. Esto hace entonces que seamos unos fosforitos: los gritos y hasta los puños están a la vuelta de la esquina si batallan mucho nuestro punto de vista. Aunque al final entonces la charla puede terminar en pelea, también es común que se vean abrazos y compadrazgos. Es típico de nosotros.

Leí la última columna de Alberto Araújo en este medio y me pareció interesante porque estoy de acuerdo con él. Los costeños en general somos dados a tener poca inteligencia emocional, y ésta, es totalmente imprescindible cuando queremos crear organizaciones inteligentes, en las que se escuchan los puntos de vista de todos los individuos requeridos para llegar a la mejor decisión. Los que han conocido o trabajado con personas de otras ciudades y países, saben que en general el costeño es más dado a tratar de imponer su punto de vista y de obviar el de los demás. Es una desventaja cultural que tenemos porque aunque al final del día puede que los de otras regiones sean igual de tercos o flexibles que nosotros, durante las conversaciones solemos crear una atmósfera de autoridad y a veces de agresividad que va cercenando las ganas de opinar de los involucrados. Eso está bien para la calle, pero en las empresas no hay nada más canceroso que conversaciones en las que uno o unos pocos individuos de autoridad buscan consciente o inconscientemente imponer su punto de vista. Simplemente los demás se quedan callados y comienzan a gestar en su interior un sutil resentimiento que termina por afectar la calidad y eficiencia de la compañía, amén de que las decisiones tomadas no serán las mejores porque les faltarán haberse nutrido de las variadas opiniones y propuestas. Dos cabezas piensan más que una, dicen por ahí.

*Director de Criterium – Investigador de mercados – mercadólogo – asesor estratégico

gerardo@criterium.com.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese