Indicadores económicos
2017-08-23

Dólar (TRM)
$2.986,83
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.750,00
Café (Libra)
US$1,49
Euro
$3.515,79
UVR, Ayer
$251,75
UVR, Hoy
$251,74
Petróleo
US$47,64

Estado del tiempo
2017-08-23

marea

Marea min.: -5 cms.

Hora: 07:05

Marea max.: 9 cms.

Hora: 13:31

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.7 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-08-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
9 - 0
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El amor por la lectura

Uno de los recuerdos más felices que alberga mi madurez es el de los tiempos en que siendo aún muy niño mi padre me llevaba a la gran feria del libro en los bajos del palacio de la Gobernación de Bolívar. Hace ya tantos años de eso y, sin embargo, no dejan de acudir a mi memoria las mesas a lo largo del pasillo, repletas de libros de todos los colores, tamaños y temas.

A eso de las 11 de la mañana salía del colegio con uno de mis hermanos mayores –a veces podía ser Gustavo, otras Alfredo- que me conducían, fraternos y protectores, a la oficina de mi padre para la anunciada visita a la feria. Y entonces recorría emocionado, hojeando un libro aquí, otro allá, como quien va detrás de la pesquisa de un buen juguete, las mesas que se me antojan en mi recuerdo largas e infinitas.

No sé con exactitud a qué edad comencé a tener amor por la lectura, pero sí sé que mi padre hacía de la feria anual del libro un episodio inolvidable, un suceso de enorme importancia. Y también recuerdo la importancia que tuvo para mí la pequeña biblioteca del parque centenario, llamada Juan de Dios Amador. No había muchos libros allí, pero estaban algunas cosas maravillosas, como la enciclopedia El Tesoro de la Juventud. En las tardes, muchas veces, salía de mi colegio y me iba a jugar –literalmente a jugar- con los tesoros que guardaban esos preciosos libros. Eran los años sesenta, cuando los libros eran tan baratos que aún los artesanos más pobres se preciaban de tener una buena biblioteca en sus casas.

Rememoro estos momentos decisivos de mi vida y, seguramente, la de muchos otros, porque creo que ejemplifican mejor que muchas teorías lo que realmente se necesita para que nuestros jóvenes se enamoren de la lectura y mejoren sustancialmente su comportamiento académico. No hay que inventarse tanto proyecto pedagógico ni cosas por el estilo.

Si las nuevas autoridades desean producir mejoras profundas en la calidad de nuestra educación, si en verdad les interesa que nuestros estudiantes de origen humilde, que son la mayoría, superen los bajos niveles de su formación, hay que comenzar por crear buenas bibliotecas en los distintos barrios de la ciudad. Bibliotecas con libros que diviertan a los niños, que los eduquen pero que al mismo tiempo los hagan felices.

Si un niño aprende a leer de tal manera que se sienta a gusto con la lectura está salvado. Esa adicción al libro será la llave maestra de su progreso espiritual. ¿Cómo lograrlo? Repito: con muy buenas bibliotecas y con un gran programa, ambicioso y masivo, de introducción de los niños al placer de leer.

Estoy seguro que costaría menos dinero poner en práctica estas ideas que muchas de las cosas que se hacen hoy con buenas intenciones y pobres resultados. No sé si subiríamos los indicadores con los que los técnicos de la educación miden los progresos, pero de lo que no tengo la menor duda es de que estaríamos formando mejores seres humanos.



*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.



alfonsomunera55@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese