Indicadores económicos
2017-03-30

Dólar (TRM)
$2.911,99
Dólar, Venta
$2.876,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.162,12
UVR, Ayer
$247,12
UVR, Hoy
$247,20
Petróleo
US$48,37

Estado del tiempo
2017-03-30

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 08:30

Marea max.: 16 cms.

Hora: 00:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-03-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El atentado

El martes pasado, cuando se discutía en el Congreso el proyecto de ley que le dará un marco jurídico al Gobierno para negociar con las organizaciones armadas fuera de la ley, una bomba lapa, colocada por un motociclista, estalló en el vidrio delantero del carro donde viajaba el exministro del Interior, Fernando Londoño Hoyos.



En el atentado murieron dos de los escoltas del abogado. En perfecto estado de lucidez, Londoño pudo redactar y leer desde la clínica el editorial de su radio periódico La Hora de la Verdad, una tribuna de la derecha colombiana cercana al ex presidente Uribe. Mejor dicho, una tribuna a veces ultraconservadora, cobijada, como debe ser, por el derecho constitucional a la libertad de información y de opinión.

El ex presidente Uribe y sus seguidores, empezando por Londoño, han atribuido el atentado a las Farc. Más cauteloso, el gobierno ha evitado señalar culpables. Un sector duda que hayan sido estas guerrillas, aunque no se descarta que lo sean, pero tampoco se descarta que la acción desestabilizadora buscara probar el fracaso del presidente Santos en su política de seguridad y darle la razón a sus más duros opositores del uribismo.

El repudio a esta acción terrorista ha sido casi unánime, no porque Londoño suscite unanimidades sino porque es una acción criminal que busca acallar por la violencia a quien, desde las ideas y las tribunas periodísticas, con pasión y efectismo retórico, hace parte de un debate público, inseparable de la democracia.

Londoño es tan necesario a la democracia como lo son Jorge Enrique Robledo o Iván Cepeda Castro, Piedad Córdoba o Álvaro Uribe Vélez, Carlos Gaviria Díaz o el procurador Ordoñez. Como lo son los partidos conservadores y de centro o los partidos de oposición de las izquierdas. Como no lo son, en cambio, las guerrillas ni las bandas paramilitares.

Si se busca un avance en la sociedad, tiene que pasar por un clima de tolerancia que haga posible la convivencia entre los opuestos sin mediación de la violencia armada o de cualquier clase. A menudo, entre nosotros, los extremismos de derecha e izquierda sólo buscan el descrédito moral y la liquidación física del adversario.

Estas son algunas de las razones que vuelven despreciable el atentado del martes. Cualquier atentado: los que son ejecutados por organizaciones armadas fuera de la ley o aquellos que, proyectados desde ruedas sueltas del Estado, se proponen desestabilizar a la sociedad o abortar fórmulas de paz concebidas en el legislativo o en la sociedad civil.

Si fueron las Farc,  ¿qué buscaban?  ¿Mostrarse fuertes y capaces de hacer daño, llegar con cartas duras a unas eventuales conversaciones de paz, relativamente abiertas por el marco legal que se estaba discutiendo el día del atentado?  ¡Aberrante!

La respuesta a estas inquietudes ha servido para sostener otra hipótesis: que el atentado no le convenía a las Farc. De hecho, si ha habido una turbia ganancia en un episodio de sangre donde perdieron la vida dos ciudadanos inocentes, ha ido a la cuenta de la derecha más sectaria, que sumará este hecho a su expediente contra el presidente Santos, ahora con un mártir en su haber.

*Escritor

collazos_oscar@yahoo.es

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese