Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El calvario de los médicos

El viernes 19 de agosto, El Universal  publicó la noticia de que los médicos de la Clínica San Juan de Dios están molestos porque les deben cuatro meses de salario. 

Esta circunstancia laboral ha causado malestar, desmotivación, depresión y ausentismo en los galenos.  Hace 20 días este periódico publicó la noticia de que a los especialistas del Hospital Universitario les adeudan mucho dinero de sus magros honorarios y que una clínica de renombre de esta ciudad les debe a los facultativos varios meses de sueldo. Estas  noticias son un trasunto del calvario que padecen los médicos, en razón de lo enrevesada, tortuosa y kafkiana implementación de la Ley 100.  Entre los aspectos que más militan para agravar la dramática situación de los médicos  están los  malos e impagados sueldos y el exceso de pacientes con las resultas de que algunos galenos, angustiados por el drama personal que viven, examinan superficialmente a los pacientes, lo que  genera a su vez desconfianza en los enfermos respecto a las aptitudes del profesional, a quien ven como un amateur insensible. Los médicos imbuidos en el calvario que padecen no pueden hacer que la consulta sea un ejercicio mas meticuloso, pues en  una medicina  controlada por empresas que buscan antes que nada la rentabilidad, la profesión tiene que ejercerse con procedimientos de rompe y rasga, y, aquel se salga del esquema  de  la atención rápida y establezca vínculos afectivos con un paciente, se convierte  en un estorbo y, en consecuencia, en algo dañino para los  intereses del sistema. De allí que no es raro registrar que en muchas ocasiones, no hay empatía entre los pacientes y los médicos, ya que aquellos ven a los profesionales como unos menesterosos, que actúan como subalternos de las EPS o ARS y les dan un trato que va desde la altanería hasta la compasión y estos responden con mutismo o gestos agresivos a los interrogantes de los enfermos. Estos rifirrafes han hecho que se pierda un elemento básico en la terapéutica, como es la buena comunicación paciente – médico, algo fundamental,  pues para que el acto médico sea eficiente, el enfermo debe creer en el profesional. Un daño colateral del no pago de los salarios a los médicos en una muchedumbre de hospitales de Colombia,  ha sido que la calidad de la atención se ha desmejorado, ya que facultativos, mal remunerados, uncidos a empresas que los explotan a través de cooperativas de trabajo asociado y sin prestaciones sociales, viven un calvario horrible. Algunos han emigrado y otros han abandonado su oficio y se dedican  a diferentes menesteres. Hace unos días El Tiempo registró un inusitado déficit de especialistas en la  mayoría de las ciudades intermedias. No divulgo otros datos por falta de espacio, pero quiero señalar que en vista de la situación dramática de los médicos, es una ilusión hablar de calidad en salud. Si el gobierno nacional no remedia este escenario tétrico con medidas enérgicas, como el pago directo a las IPS, para que estas le paguen a los médicos, los damnificados del sistema de salud seguirán siendo los galenos y los pacientes y los beneficiarios, los avivatos que han convertido la salud en una mercancía y el dolor humano en una fuente de latrocinios.

*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.

menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese