Indicadores económicos
2017-09-24

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-24

marea

Marea min.: 1 cms.

Hora: 07:35

Marea max.: 19 cms.

Hora: 16:17

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 4 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.2 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-09-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El centralismo agobiante

El 2 de junio, El Universal en un editorial titulado “El Dique busca ministro” describe el trato silencioso y despectivo que ha recibido Cartagena, por parte del gobierno nacional en los últimos 15 años, en relación al problema mayúsculo que constituye la colmatación de la bahía por parte del vertimiento de sedimentos del Canal del Dique. 

El asunto, según este escrito, es casi apocalíptico ya que uno de sus apartes dice, “entre 2011 y 2012, ambos lados del delta crecieron exponencialmente dentro de la bahía: el occidental paso de 1587 metros de largo a 1855 metros; y el oriental creció de 1675 metros a 1915 metros. El delta del Canal del Dique tiene 2 kilómetros dentro del puerto más importante del país”.

En los últimos diez años, tanto el gobierno de Uribe como el actual, han mirado con displicencia altanera este problema que de no arreglarse llevaría al colapso del puerto y como daño colateral Cartagena perdería casi toda su competividad. Este y otros hechos como la baja participación costeña en el gabinete muestra que en Colombia el centralismo ha hecho que la llamada unidad nacional sea algo que está pegado con babas. Esto ha sido así desde los albores de la república. La prueba es que mientras en el sitio de Cartagena por Morillo, en 1815, aquí fallecieron aproximadamente 6300 personas de hambre y privaciones, el ejército del “Pacificador” fue recibido en Bogotá con banderines, flores y treinta arcos triunfales. Para mayor escarnio, mientras Cartagena quedó en estado agónico, en la capital una muchedumbre de poetastros le recitaron a Morillo, centenares de versos que alababan al Rey y a las tropas de la Reconquista Española y también se le preparó un banquete los militares hispanos, como nunca se había visto en la capital.

Este acto de abyección fue visto con desprecio por el hosco “Pacificador Morillo” quien no se tragó el cuento y no asistió al banquete. El epílogo fue que los arcos triunfales se quedaron instalados y las botellas de vino y las suculentas viandas se quedaron servidas. Este creo que ha sido el acto más vergonzoso de la historia nacional. Al respecto, en 1835, Juan José Nieto le escribía a Santander: “es voz general de todos los patriarcas de nuestra independencia que cuando los españoles sitiaban esta plaza, que se pidieron auxilios a esa capital, se le negaron al comisionado que los fue a solicitar, allá, prefirieron la rivalidad al patriotismo”. Cartagena se recuperó de los estragos del sitio de 1815, cuando el gobierno del cartagenero, Rafael Núñez, mejoró la navegabilidad del Dique e hizo otras obras que lograron resucitarla. En este momento, la ciudad es un emporio industrial, portuario y turístico, pero tiene la amenaza grave de que el Dique, con su vertimiento masivo de sedimentos puede malograr la bahía, si por la indiferencia del poder central no se hacen rápidamente las obras necesarias de mitigación. Si la bahía se colmata, esto podría ser una estocada mortal para el progreso de la ciudad.

La Ñapa. Me extraña el “Silencio Mudo” como decía en unos versos Miguel A Caro, de los dirigentes gremiales y políticos de la ciudad sobre este tema. Miguel de Unamuno decía que el silencio puede interpretarse como aquiescencia.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese