Indicadores económicos
2017-12-17

Dólar (TRM)
$2.996,61
Dólar, Venta
$2.870,00
Dólar, Compra
$2.700,00
Café (Libra)
US$1,38
Euro
$3.537,79
UVR, Ayer
$252,14
UVR, Hoy
$252,15
Petróleo
US$57,30

Estado del tiempo
2017-12-17

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 20:30

Marea max.: 18 cms.

Hora: 10:51

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.8 a 2.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-12-17

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

-
Taxis
- -
Motos
- - - -

El Chupi

Antes de 1961 las bodegas y el almacenaje de carga en general en el terminal Marítimo de Cartagena, eran operados por la Aduana Nacional.

Por eso el almacenista, los bodegueros, chequeadores y otros empleados de menor rango que laboraban en el área de almacenaje de carga, eran empleados de la Aduana y por ende, dependientes del Ministerio de Hacienda. A partir de la creación de la Empresa Puertos de Colombia (Colpuertos), el nuevo ente absorbió en su nómina a las personas que laboraban en almacenaje de carga. Cuando aún eran aduaneros había un chequeador –Gerardo Ríos- a quien todos llamaban “El Chupi”. Como aduanero estaba afiliado a la Caja Nacional de Prevención Social (Cajanal).

Trabajaba una noche El Chupi en la Bodega No. 2, donde estaban recibiendo  la carga que salía del vapor “Hamburgo”. En la madrugada, debido a los cambios bruscos de temperatura, El Chupi recibió un espasmo que lo dejó afónico. Aún así, acudió al siguiente día a su trabajo. Tanto el bodeguero Carlos Rodgers, con Don Antonio Segovia, el almacenista, le recomendaron ir a los servicios médicos de Cajanal. El médico de turno lo examinó y ordenó una placa de tórax. Al siguiente día, al acudir a Cajanal, se encontró al médico con cara de preocupación. Según la radiografía, de los pulmones del Chupi sólo quedaban vestigios. Al parecer, una tuberculosis muy avanzada aquejaba a nuestro amigo. Debían remitirlo con urgencia a Cajanal Bogotá.

El Chupi era persona muy apreciada entre sus compañeros y gozaba de la simpatía de los usuarios que a diario lo trataban en el puerto. Alguien abrió una colecta a la que todos contribuimos con gusto.

Al llegar nuestro personaje a Bogotá se alojó en un hotel modesto. Fue a Cajanal donde resolvieron volverle a hacer todos los estudios, análisis y radiografías. Se suponía que finalizados los exámenes, Ríos debía internarse en el Hospital Santa Clara, dedicado al cuidado de los tuberculosos. Mientras le entregaban el resultado de los nuevos exámenes se fue a su hotelito y procedió a comprar frutas, pan y otros bocaditos para llevárselos al hospital. Dos días más tarde regresó al Santa Clara, donde las monjas que allí laboraban lo recibieron llenas de alegría y le dijeron: Señor Ríos usted no tiene nada; la radiografía de tórax muestra unos pulmones sanos. El médico especialista dijo que por el cambio de temperatura había sufrido un espasmo que le produjo la afonía. Le indicaron unos medicamentos para acabar con la ronquera. Las monjas insistían en que, ellas habían orado mucho por su salud.

Chupi dio a las monjas los panes y demás golosinas, para que los repartieran entre los enfermos.

En Cartagena, donde también oramos mucho por la salud del Chupi, fue tremenda la sorpresa cuando nuestro amigo se presentó sin afonía y con el rostro radiante de alegría.

Todos le preguntábamos: “Ajá, Chupi, y  ¿qué pasó con la tuberculosis? Está desviada, era su respuesta.

Todos nos preguntábamos, ¿De quién sería la fatídica radiografía que El Chupi por error se llevó para Bogotá?

*Asesor Portuario

fhurtado@sprc.com.co

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese