Indicadores económicos
2017-03-27

Dólar (TRM)
$2.899,94
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.133,38
UVR, Ayer
$246,80
UVR, Hoy
$246,88
Petróleo
US$47,97

Estado del tiempo
2017-03-27

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 16:24

Marea max.: 11 cms.

Hora: 23:07

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 11 a 23 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-03-27

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El crimen de las FARC

La invitación reciente del presidente Santos para abrir camino para negociar el conflicto armado, no pudo recibir una respuesta más cobarde de las FARC. La masacre de los uniformados descorazonó trabajar en el marco constitucional de Justicia Transicional, sino que tumbó las pretensiones de quienes insisten en presentar a las guerrillas como rebeldes, a sabiendas de que solo son criminales. Por enésima vez, estamos ante la cara verdadera de los victimarios y duele preguntar si puede haber un proceso de paz con perpetradores de crímenes de lesa humanidad.

No es la primera vez que lloramos a nuestros muertos o nos rasgamos las vestiduras por la infamia de las guerrillas. Condenaron a colombianos a la selva, aniquilaron sus sueños por más de una década y finalmente los mataron a mansalva. Es un horror que no deja de atormentarnos. En todas las coyunturas, esta sociedad, muy generosamente, accedió a dialogar sin recibir nada a cambio, salvo más terror e indignación.

Vuelvo a preguntar: ¿qué vamos a “negociar” por las décadas de dolor, vejámenes y burlas? ¿Qué entregaremos en contraprestación por los miles de masacrados, extorsiones o minas antipersonal, de las vidas destrozadas de nuestros secuestrados o del retraso del agro?

¿Cómo justificar la mano tendida, con terroristas que arremeten con barbarie contra las causas que dicen reivindicar?

La historia demostró que el diálogo nunca sirvió ni servirá para hacer la paz en Colombia. No por incapacidad de abocarla como sociedad, sino porque la guerrilla envileció y deshumanizó el conflicto y despreció los gestos de paz, desde el gobierno del Presidente Belisario Betancur.

El éxito de la estrategia militar frontal contra la guerrilla debe sugerirnos algo. El campo resucitó en nueve años y miles de ganaderos –víctimas predilectas de las guerrillas– pudieron volver a producir sin el terror a cuestas y los asesinatos, secuestros y extorsiones disminuyeron mucho.

Logramos el monopolio de las armas para el Estado con una superioridad sin precedentes, que permitió desmantelar de manera irreversible a esa organización terrorista. Entonces ¿por qué menguar el combate frontal si da resultados, más aún si una rendición incondicional parece inviable, como lo dijeron Cano y ahora Timochenko?

El “nuevo plan de guerra” de los generales parece más aconsejable que abrir la puerta de la paz y dar prerrogativas políticas a desmovilizados que cometieron crímenes de guerra.

Necesitamos proteger los derechos humanos y lograr la nueva legislación que los tutele, un escenario que constriña las posibilidades de los terroristas e inste la liberación de los secuestrados y la dejación de las armas como un acto de rendición unilateral, fruto del reconocimiento de la inferioridad militar de las guerrillas, de su derrota moral y de la ausencia de una justificación plausible para un conflicto éticamente inaceptable.

Esta sociedad no puede ser inferior a su responsabilidad histórica. No queremos más tomas de Patascoy o Las Delicias. No queremos más campos de concentración en medio de la selva, ni más ajusticiamientos. Pero tampoco queremos más Caguanes.

Son verdades que pasan por exigir al Estado, al Gobierno nacional y a sus fuerzas militares, que sigan cumpliendo sus obligaciones constitucionales de proteger y salvaguardar los derechos fundamentales de nuestra nación.



*Presidente Ejecutivo de FEDEGÁN



jflafaurie@yahoo.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Es lo único en común que les

Es lo único en común que les esta quedando a el Ex-Presidente Uribe y el Presidente Santos: Los Enemigos. Serán estos precisamente los que darán fuerzas a la unión de nuevo...esperen y verán. Siempre he dicho que quienes llevaron a Uribe a la Presidencia fueron las Farc. Sin el consentimiento de estas ultimas claro.