Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-02

Dólar (TRM)
$3.068,34
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,65
Euro
$3.281,53
UVR, Ayer
$242,38
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,06

Estado del tiempo
2016-12-02

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 22:51

Marea max.: 19 cms.

Hora: 12:55

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-02

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

9 - 0
Taxis
1 - 2
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El del balde en la cabeza

Joe Arroyo fue un fenómeno en que talento y dobleces se juntaron para moldear un artista que se metamorfoseara, todavía vivo, en leyenda.

Fue, además, uno de esos ejemplares humanos que el Caribe da para recargar el poder de su folclor, su mestizaje y el determinismo sociológico de un medio con privilegios que exaltan a los arquetipos como él: creativos, espontáneos, ingeniosos, audaces y célebres por la sencillez con que administran sus dones.

La sangre no miente, aun cuando quien la lleve circulando ignore sus antecedentes lejanos o próximos. La sangre habla, grita y empuja. Por eso, las fuentes afro de la inspiración del Joe le prendían el deseo de escribir su música y arreglarla. Él no tenía por qué empeñarse en escrutar otras realidades de otros orígenes, ni siquiera por efecto de las presiones sociales. La progenitura africana de Rebelión, verbigracia, es una genuina vibración de sus ancestros.

Pero aquí, en nuestro Caribe, durante la juventud del Joe, la seducción de sus ritmos y sus letras, así como los registros de su voz, caían bien en los oídos y los gustos del público: de los blancos, los indios, los negros y los forasteros que vienen en pos de aventuras a esta cuenca abierta y franca, en la que las canciones y sus resonancias han sido un factor de unidad a lo largo de una historia llena de hitos y transculturaciones.

El Joe Arroyo nació en una década en la que las ciudades del litoral norte cantaban y bailaban los sones, los danzones, las congas y las guarachas cubanas, los merengues dominicanos y la salsa puertorriqueña, tanto como los porros y las cumbias nativas, y faltando poco para que los aires de otras islas del Caribe nos invadieran con las baquetas y mazos de su percusión. Todo un banquete para el oído de un músico al que le ardía, precozmente, una vocación desbocada.

¿Cómo desconocer el genio de quien captó esa riqueza y la aprovechó para definir un producto novedoso con estilo propio?

Lástima las dobleces que azuzan las trampas de la fama. La voluntad del triunfador se doblegó ante el ímpetu de los placeres momentáneos, y un camino que parecía libre de obstáculos, forrado de aplausos y delirios masivos, se quedó sin peón que lo mantuviera. La carne seguía pereciendo en las aguas del diluvio y la verdad de las falsedades nublando el discernimiento de señoritos y gamines.

Con todo, el Joe se esforzó por reponerse de las secuelas de su extravío, como si Changó le hubiera prestado su Oché (hacha sagrada) para cortar el destino adverso que se lo arrebató al arte. Quiso volver a verse –consejo del poeta Fornari a los sandungueros– en cada son, en cada vuelta y en cada golpe del timbal sonoro. Lo consiguió, y bajaron de tono los lamentos familiares, y de intensidad las depresiones personales, y decayó la ofensa que sintieron los admiradores que lo veían grande en las tarimas e impotente fuera de ellas. Reapareció el muchacho del balde en la cabeza, con sus dientes blanquecinos y sus claves.

Pero así, con el haber y el debe en las columnas del oficio, Álvaro José Arroyo supo poner en equilibrio los frutos de su numen musical, componiendo e interpretando melodías con elementos rudimentarios y sofisticados que hubieran hecho brincar, con el mismo entusiasmo, a Benkos-Bioho y a Papá Montero.

*Columnista

carvibus@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

CARAMBA QUE GENIAL LA COLUMNA

CARAMBA QUE GENIAL LA COLUMNA DEL DOCTOR VILLALBA BUSTILLO, SE INSPIRO EN NUESTRO GRAN JOE ARROYO QUE SE MERECE UN ESCRITO COMO ESTE Y MUCHOS MAS. FELICITACIONES POR SU ESTILO DE ESCRIBIR.

somos seres imperfectos,

somos seres imperfectos, pecando diariamente y poco cambiamos o nunca empezamos a vivir nuevamente, existen persolnas que en ves de estar en linia con dios, buscan la perfeccion a traves del vicio para sentir bien ,siempre les hace falta algo,dice manjoma amigo del joe,...fuen en 1977 cuantro entro en su vida esa candela prohibida...en mayo pasado dijo un chofer en barranquilla...yo lo lleve a san salvador ,que es una olla aqui en barranquilla...

Buena columna la del doctor

Buena columna la del doctor Villalba. Buena y gracias por dedicársela. Pocos lo hacen.
Siempre tuve la música del Joe. Olvidémonos ya de sus debilidades y sigamos recordándolo por el arte destacado y su obra. Un monumento, una plaza, una canción siempre en su honor en Cartagena.

Buenisimo el comentario, se

Buenisimo el comentario, se inspiró el doctor Villalba. Pa que se fijen aquellos que practican el racismo estando en Cartagena que es ciudad de negros. Excelente.

carlos te hace maravillas esa

carlos te hace maravillas esa nota, de donde la traiste ? golden o cafuche ? chevere que se inspire asi un bacan que como tu, no ha podido dimensionar el factor humano de joe, su mision, ( decidio aceptarla) fue hermanar en armonia a dos cuernos del caribe rebelde, barranquilla y cartagena y la principal herramienta fue disfrazarse de guacherno con cachos de lancero, ... nativo de la tribu de bruselas, el barrio mas bandolero de cartagena

Excelente. Al Joe lo

Excelente. Al Joe lo llevaremos siempre en el corazón.

Gracias,profesor Villalba.

Gracias,profesor Villalba.