Indicadores económicos
2017-12-13

Dólar (TRM)
$3.029,75
Dólar, Venta
$2.818,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.564,80
UVR, Ayer
$252,13
UVR, Hoy
$252,13
Petróleo
US$57,14

Estado del tiempo
2017-12-13

marea

Marea min.: -14 cms.

Hora: 01:21

Marea max.: 19 cms.

Hora: 08:43

Dirección viento: Norte

Intensidad viento: 12 a 18 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-12-13

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 9 a.m - 12 p.m a 2 p.m- 5 p.m a 7:30 p.m.

5 - 6
Taxis
1 - 2 - [object Object]
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El diablo detrás de su manta

En El Difícil, Magdalena, cuando se celebraban las fiestas del Santo Cristo, el pueblo entero surgía de sus casas pintadas con propagandas políticas y se iba hacia una plaza de toros improvisada que se alzaba sobre la tierra como un espejismo de madera que apenas si podía mantenerse en pie a punta de creer que estaba ahí.

Los “toreros” saltaban a la arena y lidiaban al toro con paraguas gastados y mantas sostenidas por palos de escoba. Era observar un sueño que de repente escapa de la cabeza y se expande en la tierra al compás de nuestros propios porros de corralejas. Afuera las calles solitarias, el silencio de los arroyos, la brisa de septiembre meciendo los totumos como gajos de calaveras. Si alguien en ese momento hubiera mirado hacia arriba hubiese visto el rastro explosivo de los voladores en el cielo.

Ese es un recuerdo imborrable que tengo. Pero también es uno que no quiero que se repita. Recuerdo que después de ir a las corralejas la misma gente que se reía cuando un mantero era empitonado por el toro, hacía la procesión del Santo Cristo por toda la avenida y la estatua crucificada sobre sus hombros no les evocaba nada, y por las noches asediadas del olor a pólvora ninguno tenía pesadillas con lomos florecidos de banderillas sangrientas.

La tauromaquia no es cultura, es más bien una mala costumbre. Mario Vargas Llosa dijo alguna vez en un artículo de prensa que “para muchas, muchísimas personas, la fiesta de los toros es algo más complejo y sutil que un deporte, un espectáculo que tiene algo de danza y de pintura, de teatro y poesía, en el que la valentía, la destreza, la intuición, la gracia, la elegancia y la cercanía de la muerte se combinan para representar la condición humana”.

Y no se equivoca. Somos eso, un vulgar espectáculo de la historia, la muerte nos ronda de a poco, y quizá nos llegue de frente y nos dé solo un instante para ver el telón rojo con el que termina nuestra miserable obra de teatro. Pero el escritor peruano no pensó nunca que las artes inventan su propio mundo, hacen una ficción aparte donde cualquier personaje puede sufrir lo que el lenguaje desee y, ahí sí, representar la condición humana. Los toros mueren de verdad, no fueron escritos en un verso ni pintados en el óleo gastado de los artistas sin plata. Sería insensible y poco intelectual defender una tradición que despierta el júbilo a costa de la tortura infligida a un animal.

El alcalde de Cartagena parece que no lo entiende, y ha decidido que vuelvan las fiestas taurinas en enero, aprobando un presupuesto de 570 millones de pesos para la plaza de toros, dinero que se pudo haber destinado a la verdadera educación de los ciudadanos y no para un grosero entretenimiento que no resuelve los problemas de violencia de la ciudad.   

La respuesta más contundente a la pregunta de si nos humanizamos o no a medida que transcurre el tiempo la suele responder un público exasperado que ve volar una oreja por los aires como una chancleta incendiada de espanto.



*Estudiante de literatura de la Universidad de Cartagena



orolaco@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Orlando, otra vez tienes toda

Orlando, otra vez tienes toda la razon

Primero que todo las

Primero que todo las corralejas distan mucho de lo que es tauromaquia. La tauromaquia es un mundo aparte. Gustele o no es legal, no se daña a nadie y esta apoyado por nuestra constitucion. Yo, contrario a lo que dice el comentarista de abajo no creo que tengas la razón, tal vez tengas tus razones, pero eso no hace que sea verdad. Todos tenemos nuestro punto de vista acerca de lo que es la corrida de toros. Y el alcalde no esta equivocaod, el que esta equivocado eres tu.