Indicadores económicos
2017-10-20

Dólar (TRM)
$2.921,92
Dólar, Venta
$2.848,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,41
Euro
$3.457,80
UVR, Ayer
$252,00
UVR, Hoy
$252,00
Petróleo
US$51,29

Estado del tiempo
2017-10-20

marea

Marea min.: -1 cms.

Hora: 20:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 11:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 9 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-10-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

7 - 8
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El don de la Paz

El Papa Benedicto XVI dijo ayer: “El mundo tiene necesidad de Dios. Tiene necesidad de valores éticos y espirituales, universales y compartidos, y la religión puede contribuir de manera preciosa a su búsqueda, para la construcción de un orden social justo y pacífico, nacional e internacional”.

Inaugurar, con estos sentimientos, el nuevo año en Colombia, es hacerlo con una mayor responsabilidad socioambiental, desde el reconocimiento de viejas confrontaciones, recordando a los secuestrados, sabiendo que algunos grupos se reconfiguraron y que la corrupción sigue.

¿Cómo construir la paz en un contexto tan adverso? Necesitamos superar el paradigma cuyo eje estructurador es la voluntad de poder-dominación, que sólo busca conquistar y cuyo eximio representante es Alejandro Magno. Este proyecto, y lo vemos en una de las dos Coreas, busca conquistar el mundo empezando por los vecinos, someter a pueblos y dominar la naturaleza. No reconoce límites: todo lo penetra, invadiendo inclusive el espacio sagrado de la vida. En él solo cuenta el ser humano en guerra contra la naturaleza y sus hermanos.

Mirando el avance histórico de este proyecto, vemos que en su desenfreno conquistador, sólo provocó la autodestrucción: construyó una máquina de muerte, capaz de destruirse a sí misma de muy diferentes formas –ése es su carácter suicida- y de dañar gran parte de la creación. La tragedia en Colombia es su reflejo fiel.

Esta voluntad de poder-dominación originó los ejércitos de ocupación, las guerras, algunas formas de gobierno que son una vergüenza, la modernidad técnico científica y a la mundialización. Sin frenos… y en bajada ¿para donde nos lleva? No creo que sea al reino de la libertad, de los derechos, de la cooperación y del respeto. ¿Qué paz podemos esperar?

La paz sólo es posible como obra de la justicia. Ninguna sociedad tendrá futuro sobre una injusticia estructural e histórica, como la nuestra. Lo básico de la idea de la justicia es: para cada uno, según sus necesidades (físicas, psicológicas, culturales y espirituales), y de cada uno, según sus capacidades (físicas, intelectuales y morales). La justicia presupone la dignidad igual de todos y la búsqueda del bien común definido por el Papa Juan XXIII, en su encíclica Pacem in Terris, como “el conjunto de las condiciones de vida que permitan y favorezcan el desarrollo integral de la persona humana”.

Si no se reconstruyen las relaciones, más justas e incluyentes, seguiremos en guerra. La paz exige reparaciones históricas, y políticas compensatorias, y así debemos comprender la agenda legislativa impulsada en el Congreso, así como la audacia del ministro de Agricultura.

La paz se fundamenta en la naturaleza misma del ser humano. Si por un lado se da en él la voluntad de poder, también le habita la voluntad de convivir. Al lado de Alejandro Magno, dominador, está Francisco de Asís con el cuidado y el espíritu de hermandad universal.

El año nuevo será prospero si reconocemos que el ser humano puede ser solidario con sus semejantes haciéndolos amigos y hermanos. Nos queda una tarea: favorecer el paradigma del cuidado y mantener bajo severa vigilancia el de la conquista. Este es el criterio para que nuestro país convierta la crisis ambiental en oportunidad esperanzadora.

*Director del Programa de Desarrollo y Paz del Canal del Dique.

ramaca41@hotmail.com

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Estoy totalmente deacuerdo

Estoy totalmente deacuerdo con usted padre: Alejandro Magno es el simbolo del niño maleducado mientras que San Fransisco de Asis es el simbolo del adulto sabio, el primero es egoista como es la mayoria de los gobernantes del mundo; mientras que el segundo descubrió que servir a los demás es el mejor alimento para el alma, solo hay que reflexionar sobre su oración: concedeme que no busque ser amado sino amar; solo quien comprende esto puede ser feliz; yo lo digo así: quien goza es quien ama, no el amado; quien engorda es quien come.

La historia no se debe mirar

La historia no se debe mirar de un solo lado, ya que tambien le aparecen cuatro caras como al Reloj Publico de Cartagena. Hablar de poder y dominacion, encarnando a Alejandro Magno puede ser cierto, pero que hay de la "Santa Inquisicion", cuyo cargo de inquisidor fue confiado casi en exclusiva a los franciscanos y a los dominicos, a causa de su mejor preparación teológica y su supuesto rechazo de las ambiciones mundanas. Para que se creo la Inquisicion? Ojo con la historia....

Mucha paz y lo mejor de este

Mucha paz y lo mejor de este mundo para usted Padre. Vamos al grano:el don de la paz y nuestra existencia esta basada en que nosotros hijos de este planeta TIERRA somos los responsable de sobrevivir o morir. Todos estamos en un bote(lancha), si no sabemos como dirijirlo y si no sabemos para donde vamos estamos en el peligro de extinccion, de borrarnos (delete) nosotros mismo del mapa. Estando la completa humanidad en este bote, si al bote le hacemos un hueco, todos terminamos ahogados !
Como creyente en Dios, estoy seguro y entendemos que Dios nos ha dado el manual de como comportarnos y convivir solidariamente. Nadie o, algunos, no le importa un pito el manual, y esos algunos, nos perjudican. Lo que nosotros decimos: los justos pagan por los pecadores. OJO ! Como dice mi amigo forista. Feliz ano nuevo.