Indicadores económicos
2017-07-21

Dólar (TRM)
$3.010,00
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.471,43
UVR, Ayer
$251,52
UVR, Hoy
$251,53
Petróleo
US$47,12

Estado del tiempo
2017-07-20

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:08

Marea max.: 30 cms.

Hora: 22:02

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 3 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-21

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

5 - 6
Taxis
5 - 6
Motos
0 - 2 - 4 - 6 - 8

El hombre de navidad

Así como diciembre es el doceavo mes de cada año, cada vez que recuerdo la historia del hombre de navidad me gusta repetirla, porque me fascinan los cuentos que buscan cambiar la actitud humana cuando llega la navidad y por ello he tomado uno de un libro que compré durante una larga espera en un aeropuerto y que quiero compartir contigo hoy para que en este adviento no pienses en Santa Claus o papa Noel, sino, en un ser real, en Jesús, el Cristo que cambia vidas en navidad, porque como dijo Joseph Campbell “ Cuando dejamos de pensar principalmente en nosotros y en nuestra propia preservación, sufrimos una transformación verdaderamente heroica de la conciencia” y eso te lo proporciona Jesucristo.

Dice la historia de Ráchale Dyer Montross que la ultima navidad fue muy difícil para ella. Su familia y todos sus amigos cercanos se encontraban de regreso a la Florida y ella se encontraba sola en una California bastante fría.

Ella tenía un doble turno en el mostrador de una compañía aérea. Eran cerca de las nueve de la noche, la víspera de navidad y se sentía verdaderamente infeliz. Había pocas personas trabajando y muy pocos clientes que solicitaran sus servicios. Cuando le correspondió llamar a la persona que tenía el turno siguiente, notó al anciano más dulce que haya visto, apoyado en su bastón.

Se aproximó muy lentamente al mostrador y con una voz muy débil le dijo que necesitaba viajar a Nueva Orleáns. Trató de explicarle que aquella noche no había más vuelos y que debía esperar hasta la mañana siguiente. Se veía confuso y preocupado. Ella intentó obtener más información; le preguntó si tenía una reservación ó si recordaba cuando debía viajar, pero, con cada pregunta parecía más confundido. Se limitaba a repetir “Ella me dijo que tenía que viajar a Nueva Orleáns”. Después de un largo rato pudo averiguar que el anciano había sido dejado por su cuñada en el andén, la víspera de navidad y que le dijo que debía ir a esa ciudad donde encontraría parientes. Le dio algún dinero en efectivo y le dijo que entrara y comprara el boleto para viajar. Cuando le preguntó si podía regresar a la mañana siguiente, respondió que ella se había marchado y no tenia donde ir y luego dijo que aguardaría en el aeropuerto hasta la mañana siguiente. Lo que le estaba sucediendo al anciano le rompió el corazón a Ráchale y le recordó qué significa estar verdaderamente solo.

De inmediato le dijo que arreglarían todo y el agente de servicio al cliente le ayudó a encontrar un hotel que pagó la compañía aérea y logró hacer reserva para el primer vuelo al día siguiente. Para entonces parecía muy cansado y cuando ella aproximó a preguntarle si se encontraba bien vio que su pierna estaba envuelta en una venda. Había estado de pie todo el tiempo, sosteniendo una bolsa plástica llena de ropa. Ella solicitó una silla de rueda y al ver que la venda estaba manchada de sangre y al preguntársele si se había herido, él contestó que ella había sido sometida a una cirugía cardiaca y que habían usado una de las arterias de la pierna de El, ¿pueden creerlo?

Cuando salió, lo ayudó con su bastón y su ropa y le pidió al portero que lo condujera a esperar el bus que lo llevaría al hotel y cuando se inclinó para recordarle el itinerario el anciano dijo “Gracias” y rompió a llorar y ella también lloró. Cuando Michael regresó a expresar los agradecimientos a la supervisora, ella se limitó a sonreír y dijo: “Me fascinan estos cuentos. Él es tu hombre de navidad”.

Ojala todos tengamos en navidad a alguien para servirle y dar de sí sin pensar en recibir. Feliz Navidad y un año nuevo lleno de prosperidad material y espiritual. Amén.

*Médico Dermatólogo

a_gomezagamez@hotmail.com

www.clinicadelapieladolfogomez.com

 

 

 





 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

DICIEMBRE, MÉDICO,NO ES EL

DICIEMBRE, MÉDICO,NO ES EL DOCEAVO MES DEL AÑO, PUES SERÍA 1/12, LO QUE ES IGUAL A 0,08333, y esto sería un disparate. Diciembre es el décimosegundo mes del año. Paso por la pena..., y por último, el que da con corazón alegre, dadivoso, recibe, así no sea su intención de recibir. El que siembra recoge, el que toca la puerta se le abrirá...