Indicadores económicos
2017-07-23

Dólar (TRM)
$3.010,77
Dólar, Venta
$2.868,00
Dólar, Compra
$2.680,00
Café (Libra)
US$1,56
Euro
$3.505,13
UVR, Ayer
$251,53
UVR, Hoy
$251,55
Petróleo
US$45,77

Estado del tiempo
2017-07-23

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 06:32

Marea max.: 26 cms.

Hora: 23:39

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 3 a 17 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.1 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-07-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El Irak de Bush

Es más fácil empezar una guerra que acabarla. Lo sabemos al examinar el comienzo y final de dos de las guerras emprendidas por Estados Unidos en el último medio siglo: Vietnam e Irak. 

La primera terminó con la derrota militar y moral de sus ejércitos, la segunda con la retirada melancólica de 4.500 soldados de un territorio más alborotado que pacificado.

Estados Unidos deja a Irak sin Saddam, pero sin paz. La minoría suní teme que las mayorías chiíes se impongan y consoliden su alianza con el régimen de los ayatolás en Irán”, decía el editorial de El Tiempo de ayer viernes. Falta el inventario de pérdidas humanas de lado y lado y la cuenta final de lo gastado en esa aventura imperial. 

El pretexto esgrimido por el presidente Bush para atacar y ocupar el país que dominaba el dictador Saddam Hussein se reveló incierto desde el principio. El Consejo de Seguridad de Nacionales Unidas nunca dio el visto bueno a la intervención y los funcionarios encargados de inspeccionar ese país jamás encontraron armas de destrucción masiva.

Bush contó con el visto bueno de sus más importantes aliados europeos, en primer término el Reino Unido del laborista Tony Blair, que echó así la primera palada de tierra a su entierro político. Desde entonces, hicieron carrera la teoría de “la guerra preventiva”  y la tesis del “mal menor” como argumento a favor de una decisión equivocada.

Los argumentos de Bush para justificar la presencia de tropas norteamericanas y aliadas en Irak tuvieron una ruidosa y a veces pintoresca resonancia en la periferia suramericana. Colombia se reveló como el más claro aliado de la región, mientras países importantes como México, Brasil, Chile y Argentina se mantenían al margen.

Uribe Vélez despejó el patio trasero de Estados Unidos en el subcontinente. No sólo le copió a Bush el discurso contra “el terrorismo” y el “eje del mal”. Se sirvió de dos de sus “conceptos”: con el “mal menor” justificaría quizá los “falsos positivos”, y con la “guerra preventiva” trataría de excusar la violación de acuerdos internacionales sobre soberanía.

Uribe practicó en Ecuador la “guerra preventiva” metiéndose a los campamentos de Raúl Reyes. De paso, ayudó a convertir en tribuna de insultos recíprocos y groserías los palacios de Miraflores, en Caracas, y el de Nariño, en Bogotá. Chávez no se le quedaba atrás. 

A medida que las grandes naciones de América Latina ganaban en independencia frente a Estados Unidos, en Colombia se volvía a jugar al cipayismo en la cabeza de un presidente que, siendo apenas caballista, pretendía imitar al cowboy encarnado por Georges W. Bush.

Ocho años y medio de guerra y presencia militar en Irak consiguieron que el pensamiento liberal de Occidente pusiera en evidencia las mentiras de Bush: en Irak no hubo nunca armas de destrucción masiva. Vivía y gobernaba un dictador sanguinario, pero matarlo casi en vivo y directo no corrigió el inmenso error de invasión y ocupación.

En la eliminación de Hussein y la muerte de más de 100 mil iraquíes en 8 años, Estados Unidos gastó 800 mil millones de dólares. Sus tropas tuvieron más de 4 mil bajas y el mundo volvió a estar donde estaba antes de 2003.



*Escritor



salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese