Indicadores económicos
2017-09-23

Dólar (TRM)
$2.900,73
Dólar, Venta
$2.795,00
Dólar, Compra
$2.670,00
Café (Libra)
US$1,54
Euro
$3.469,56
UVR, Ayer
$251,72
UVR, Hoy
$251,73
Petróleo
US$50,66

Estado del tiempo
2017-09-23

marea

Marea min.: -2 cms.

Hora: 22:47

Marea max.: 18 cms.

Hora: 14:16

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 10 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

N/A - N/A
Taxis
N/A - 0
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El malestar de Europa

Hasta hace apenas unos pocos años a nadie se le hubiera ocurrido pensar que en la vieja Europa los jóvenes iban a salir a las calles, acompañados por miles de trabajadores, amas de casas y jubilados, entre otros, a protestar ante la creciente pérdida de calidad de vida y, sobre todo, ante la angustiosa incertidumbre que hace nacer un pesimismo colectivo.

Pareciera como si nadie creyera más en las viejas ideas asociadas al progreso y la modernidad, dominantes a lo largo de estos dos últimos siglos.

En las últimas semanas el movimiento de protesta ha ido creciendo velozmente. Comenzó como una cosa casi sin importancia en las calles de Madrid y ha ido expandiéndose hasta el punto que hoy está presente en las calles y plazas de numerosas ciudades europeas.

Todas las interpretaciones caben a la hora de encontrarle una explicación al malestar generalizado, pero en el fondo están los mismos males que aquejan, en mayor grado, a las naciones latinoamericanas: las políticas neoliberales y la corrupción sin límites de los más poderosos, que traen consigo miseria, desempleo y desesperanza.

Ahora toda la atención está centrada en Grecia. Los cables internacionales informan de la situación crítica que se vive en este país. Una huelga general paralizó ayer todas las actividades y las calles de Atenas se las disputaban miles de personas que participaban en toda clase de actos de protestas y la policía que pretendía sacarlos de allí. El punto central del conflicto reside en el plan de austeridad que le exige la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional al gobierno para rescatar financieramente al país.

“Los huelguistas –dice la AFP- rechazan el programa de austeridad que prevé recortes de 28.600 millones de euros entre 2012 y 2015 y privatizaciones por 50.000 millones para reducir la deuda pública. Todo eso se hará mediante nuevas alzas de impuestos y la supresión de más empleos en la función pública”.

En otras palabras, las gentes comunes y corrientes deberán pagar las consecuencias de  la mega corrupción de quienes hicieron toda clase de trampas y especulaciones sin fundamento en el sistema financiero mundial. Por una parte, la fórmula es salvar a los bancos poderosos cueste lo que cueste, y con ellos a sus flamantes ejecutivos, que siguen devengando salarios astronómicos. Por la otra, hundir más en la pobreza a las clases medias y bajas mediante el desempleo masivo y la sobrecarga de impuestos.

El malestar de Europa se parece cada vez más al de los países del tercer mundo. Quizás hoy no se noten tanto sus similitudes, pero el origen a la larga es el mismo. No existe en los países desarrollados el grado de desigualdad que se puede observar, por ejemplo, en Colombia, ni mucho menos: no está todavía en Europa la situación para hablar de grandes conglomerados muriéndose de hambre, millones de niños padeciendo de desnutrición severa, analfabetismo funcional en grado superlativo, ausencia de hospitales y paseos de la muerte, etc.

Eso es verdad en el caso de los países más ricos, como Alemania y Francia; pero los otros, menos desarrollados, están en las calles peleando, precisamente para evitar llegar a donde nosotros seguimos, doscientos años después de la Independencia, y donde seguiremos si no despertamos.

*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

alfonsomunera55@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese