Indicadores económicos
2017-09-26

Dólar (TRM)
$2.924,57
Dólar, Venta
$2.790,00
Dólar, Compra
$2.640,00
Café (Libra)
US$1,53
Euro
$3.470,58
UVR, Ayer
$251,73
UVR, Hoy
$251,76
Petróleo
US$52,22

Estado del tiempo
2017-09-26

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 17:01

Marea max.: -6 cms.

Hora: 00:44

Dirección viento: Suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-09-26

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

1 - 2
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El manejo de los servicios públicos

La privatización del suministro de energía eléctrica se adoptó como una vía de superación de las graves deficiencias del servicio prestado por entidades estatales.

La corrupción y la ineficiencia provocaron el colapso de las entidades públicas ocupadas de este servicio en la región caribe.

En el campo del acueducto y del alcantarillado, en Cartagena, se hizo el mismo recorrido, también con la esperanza de que la injerencia privada sería determinante para salir del estado de ineficiencia y lograr abastecimiento confiable y bueno.

En ambos casos, y por distintas razones, hoy no parecen alcanzados los logros queridos con el vuelco en la atención de esos servicios.

Los particulares manejadores del suministro eléctrico empezaron con bríos, denotando mejoras sustanciales frente a la precariedad del servicio prestado por el ente estatal. Quizá hacerlo mejor que Electrificadora de Bolívar no era una hazaña y, por ello, ante la disminución de las interrupciones en el suministro, los usuarios sintieron inmenso alivio y creyeron llegada la hora de la redención.

Pero Electricaribe también ha mostrado que su camino hacia el excelente servicio se encuentra, si no detenido, a marcha demasiado lenta. Algunos usuarios experimentan la sensación de que Electrificadora de Bolívar reasumió el servicio, pues la confiabilidad en Electricaribe se ha tornado tan precaria hoy como lo era ayer.

En el caso del acueducto y alcantarillado también el descontento crece. Es innegable que las extintas Empresas Públicas se encontraban en un estado de incapacidad para atender con responsabilidad esos servicios, menos aún de garantizar su expansión en consonancia con el crecimiento de la ciudad.

Pero, hoy, también se ciernen dudas sobre la eficacia de Aguas de Cartagena y el flamante operador Aguas de Barcelona. El crecimiento de la ciudad no cuenta con una oferta segura de esos servicios. Y cuando hay que enfrentar un reto importante como el Emisario Submarino, ambas sociedades muestran grave elusión de sus responsabilidades y desconsideración con los usuarios. Como si Aguas de Cartagena no trabajara con los recursos del pueblo.

Estoy convencido de que el estado colombiano, en sus diversos matices, es mal administrador. Hemos acumulado muchas experiencias pésimas, muchas malas, pocas buenas y muy pocas excelentes en esta materia. Idema, Incora, Caprecom, licoreras, loterías, Corelcas, electrificadoras, empresas públicas, cajas de previsión y tantas otras hacen parte de la enciclopedia de la corrupción pública.

Paralelo a ello, cuando de administrar servicios públicos se trata, muchas entidades particulares, por la falta de adecuados controles, llegan o se aproximan a los mismos pecados que las entidades públicas. El sistema de salud es un nauseabundo ejemplo.

Pienso que la peor opción es el retorno al manejo estatal de los servicios públicos. Pero también que debemos procurar mecanismos eficaces para que los particulares sean leales al encargo que reciben y para que los usuarios gocen de procedimientos adecuados para obtener que estas entidades privadas ajusten sus desempeños a los compromisos adquiridos.

Hemos padecido con demasiada frecuencia alteraciones del orden público, generadas por la ineficiencia de la prestación de los servicios, en especial el de energía eléctrica, o porque los prestadores de los servicios oculten la verdad de lo que ocurre.

¿Qué piensan al respecto los aspirantes a gobernador de Bolívar y a alcalde de Cartagena?



*Abogado–Docente de la Universidad del Sinú–Cartagena



h.hernandez@hernandezypereira.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese