Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-11

marea

Marea min.: -17 cms.

Hora: 01:22

Marea max.: 28 cms.

Hora: 09:04

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 13 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El Marqués

¿El paso de gentilhombre a noble le impondrá al Marqués de Vargas Llosa obligaciones protocolarias y cambios en sus costumbres republicanas? ¿Deberá hacer un curso de inducción para estar a la altura de las formalidades del título? No lo sé. Lo que sí sé es que la condición nobiliaria del novelista les va a crear a sus amigos y familiares serios problemas de forma.
¿Cómo lo empezará a llamar Patricia, su esposa, “la novia de naricita respingada” mencionada en el discurso de Estocolmo? ¿Mario o  Marqués? ¿Y sus hijos, Álvaro y Morgana? Para empezar, Álvaro Vargas Llosa, el periodista de la derecha republicana, heredará en menos de dos décadas el título de su padre. ¿Lo veremos entonces convertido en exponente de la derecha monárquica? 
Me puse a pensar en los cambios que deberán introducir los amigos del marqués, amigos antiguos de Mario. Lo digo porque hace muchos años me encontré con un problema parecido cuando el “cura” Jesús Aguirre, gran editor español y erudito especializado en la Escuela de Frankfurt, contrajo matrimonio con la Duquesa de Alba. De la noche a la mañana pasamos de decirle Jesús a llamarlo Duque…cuando nos acordábamos.
De ahora en adelante, cada vez que el antiguo Mario Vargas Llosa aparezca dando una conferencia o presentando uno de sus libros, el protocolo manda que le añadamos el título nobiliario con que la corona española reconoce los méritos literarios que acumuló en su vida republicana el autor de La guerra del fin del mundo.
Las formalidades republicanas son más cómodas. Un ejemplo. Si Pedro, a quien sus amigos llamamos siempre Pedrito, llega un día a ser nombrado Ministro, entre amigos y en privado seguirá siendo Pedrito. En público, sobre todo delante de testigos, tendremos que llamarlo ministro. Total, ser ministro es apenas un cargo y dura poco, así haya ministros que son ministros de una y otra cosa para casi toda la vida.
Los cargos republicanos son pasajeros. A veces, ni siquiera se hacen méritos para obtenerlos. Llegan por circunstancias ajenas a los méritos y por vías poco iluminadas: lazos familiares, favores políticos, etc. Cuando se abandona el cargo, se pierde el título. Sólo en Colombia se tiene la costumbre de seguir llamando presidente a los ex presidentes, como si se tratara de un título nobiliario e imperecedero.
Tengo una duda, que sin duda tendrán también sus editores. De ahora adelante, ¿cómo firmará sus libros? ¿Mario Vargas Llosa o Marqués de Vargas Llosa? El título de marqués tiene antecedentes célebres en la literatura francesa del siglo XVIII. No veo por qué no habría de adoptarse el título como firma. ¡Me engolosino con la posibilidad de leer la próxima novela del Marqués de Vargas Llosa!


*Escritor


salypicante@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese