Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-08

Dólar (TRM)
$2.989,71
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,58
Euro
$3.207,95
UVR, Ayer
$242,35
UVR, Hoy
$242,34
Petróleo
US$49,77

Estado del tiempo
2016-12-08

marea

Marea min.: 0 cms.

Hora: 12:48

Marea max.: 14 cms.

Hora: 07:03

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 08 a 14 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.4 a 0.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-08

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

N/A - N/A
Taxis
7 - 8
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El médico y las empresas

Si alguien definiera Médico, diría: “persona que se debe dejar hacer de todo de los familiares de un enfermo y quien es bueno hasta cuando cobra sus honorarios”.

Si el médico dice hacer medicina social, afiliándose a las empresas poderosas, podría decirse: “médico es el humano, parecido a un esclavo, de bajo costo, pago tardío, sin sindicatos, y desechable” y esto es medicina social para algunos... ¿Por qué no hacen medicina social en los barrios marginados de Montería? Esa sí es medicina social, pero, ser médico de empresas poderosas (no menciono nombres) es subvalorarse, es dejar de lado todos los sacrificios hechos para realizarse y sobre todo, regalarse.

Por eso los pacientes piensan siempre: “mi empresa paga”, “el médico debe hacer tal o cual cosa porque para eso soy afiliado y si no, que se entienda con el sindicato o lo denuncio, lo entutelo.” A propósito, sindicalista se define como “personajes populares de una empresa, pagados para pelear en contra de la razón y de los empresarios”.

El médico apóstol, ejemplo de abnegación, lo han matado y le siguen matando muchos pacientes, familiares, y más aun las empresas poderosas. 

En días pasados, estando en mi consultorio, fui llamado de una clínica local para atender a un paciente de una empresa poderosa en la que uno paga para atender a los pacientes y aquel tenía una enfermedad ocasionada por la leishmania, pero no respondía al tratamiento tradicional glucantime. El paciente tenía seis (6) meses de tenerla sin ninguna mejoría.

Después de los estudios se le trató a sabiendas de que por ser un cuadro de anergia, es decir, sin respuesta inmunológica para su defensa y consciente de que en medicina no se hacen milagros, sino que la curación es proporcional al tiempo de evolución,  expliqué a los pacientes que no se requería hospitalización, esperando su recuperación en casa. Hasta ese momento yo era un gran médico, entregado, gran amigo, etc., y decidieron después de una junta familiar, llevarlos a donde, según ellos, está la ciencia: en otra ciudad de Colombia en donde no hablan costeño y lo irónico es que fue devuelto no sólo con el mismo diagnóstico, sino con las mismas recomendaciones terapéuticas hechas en Montería.

Lo más doloroso de todo este episodio es que la cuenta que envié a la empresa la glosaron, rebajaron los honorarios y es la hora que todavía no la han pagado.

Ahora lo invito a Ud. A que se ponga en los zapatos de los médicos ante las empresas y si es cotizante de una de ellas, comprenda que los médicos hemos cambiado y si antes estábamos en la cima ahora estamos en la sima y todo por una ley 100, que si bien es cierto tiene muy buena filosofía, es un híbrido que no se ha podido aplicar bien en nuestra nación porque no ha sido enseñada ni a los médicos ni a los pacientes y de ella solo se han beneficiado los intermediarios.

Ojalá nuestros legisladores estudien el camino correcto para que los médicos no seamos más esclavos de las empresas prestadoras de servicios de salud, sino que ejerzamos con libertad nuestro trabajo en bien del paciente y no sigan matando el sentido del ejercicio de la Medicina.



*Dermatólogo



a_gomezagamez@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese