Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-03

marea

Marea min.: -13 cms.

Hora: 23:02

Marea max.: 19 cms.

Hora: 13:37

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 1.8 a 9 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.8 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 25 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El nuevo Congreso

El Congreso colombiano dio un giro favorable que lo reivindica ante la opinión nacional. La última legislatura fue productiva y transcurrió, aparentemente, sin las contraprestaciones con que el Gobierno anterior cebó a los senadores y representantes de su coalición, uno por uno, para que le marcharan.

Por eso, los medios de comunicación, inclusive los críticos más acerbos de las incontinencias de los parlamentarios, han celebrado la luz verde que le dieron a los proyectos más importantes de la agenda legislativa de Santos.

Nuestros legisladores valoraron y entendieron la gravedad de la crisis que nos agobiaba y le imprimieron afecto al desafío que les planteó el Gobierno. De entrada, Santos no estaba anteponiendo sus ambiciones individuales a las conveniencias nacionales, sino tratando de que las dificultades tapadas por las encuestas de emoción y el espectáculo diario de un comediante que desataba torrentes de histeria primitiva, se superaran sin obstáculos.

El vacío de ocho años de sesiones dedicadas a un articulito primero y a un referendo accidentado y tramposo después, había que llenarlo con una legislación que pudiera reparar injusticias, estimular el empleo, regular el reparto de las regalías, garantizar la sostenibilidad fiscal, reducir el déficit de vivienda, prorrogar los subsidios en los servicios a los estratos bajos, ampliar los márgenes de seguridad, reprimir la corrupción y blindar el deporte contra la cultura narco.

Es mejor reinventar la democracia, con imaginación y voluntad, que refundarla con espionaje, carruseles, desmovilizaciones mentirosas y rituales de secta satánica como el de los falsos positivos. Este balance plausible de la Unidad Nacional podría realizar, en corto lapso, un buen número de los fines de nuestro Estado Social de Derecho, sin romper paradigmas pero con consensos básicos que revivan la vigencia de los mecanismos democráticos. Todavía falta algo, obvio: que los textos legales aprobados no queden en letra muerta.

El paquete legislativo tiene enemigos dispuestos a escamotearlo, unos a través de las presiones típicas del poder económico y otros con violencia física. Santos lo sabe y por lo mismo resaltó que si pasaba y se cumplía la ley de restitución de tierras habría valido la pena, para él, ser Presidente. Todo colombiano sensato sabe que el Estado está en deuda con los compatriotas despojados de sus propiedades. ¡Cómo se diferencia el propósito de Santos del que le dio origen a Agro Ingreso Seguro! Es que algo va también de la petulancia vacía de Andrés Felipe Arias a la eficiencia ostensible de Juan Camilo Restrepo.

Hay que reconocerles mérito, en este buen suceso de orden institucional que le satisfizo tanto a Colombia, a Germán Vargas Lleras y Armando Benedetti Villaneda. Ministro el primero y Presidente del Congreso el segundo, se sobraron en diligencia y tacto, abstrayéndose de sus ardores temperamentales y de las frecuentes pugnas entre los protagonistas políticos de una misma generación. Estuvieron a la altura de los compromisos que adquirieron con el país y con una política que prometió logros y no camorras entre patoteros.

Creo que esta sorprendente transformación del Congreso es el milagro que le faltaba a Juan Pablo II para su santificación.

*Columnista

carvibus@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

La Tercera Vía (u Ola) en

La Tercera Vía (u Ola) en acción.
(PDT. eventualmente si podria ser considerada como un cambio de paradigma, no obstante el sobrevalor del "statu quo" que en ella se hace.

completamente de acuerdo,

completamente de acuerdo, pero dejeme agregarle lo que intuyo o lo que propongo,si los enemigos de la restitucion, reparacion y dignificacion de los victimizados ( para mi nadie es victima, ni esclavo) llegaren a intentar echar por la borda o sabotear esta ley, el gobierno debera ipso facto, pedir ayuda a los cascos azules de la o.n.u. y que se enfrenten al mundo esos malvados...de acuerdo carlos ?