Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-03

Dólar (TRM)
$3.061,04
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.800,00
Café (Libra)
US$1,60
Euro
$3.257,55
UVR, Ayer
$242,37
UVR, Hoy
$242,37
Petróleo
US$51,68

Estado del tiempo
2016-12-04

marea

Marea min.: -12 cms.

Hora: 23:13

Marea max.: 19 cms.

Hora: 14:20

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 2 a 11 kms/h

Temp. superficial del mar: 25 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 0.7 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 30 ºC

Pico y placa
2016-12-03

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m- Sábados de 7 a.m a 3 p.m

5 - 6
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El ocaso de los tiranos

El 20 de octubre, el dictador libio  Muammar Kadhafy, quien tiranizó a su nación por más de 42 años, fue localizado en la alcantarilla donde se escondía, herido y golpeado por una multitud y luego asesinado por Omar Yuma Shaban y tres milicianos más de las nuevas autoridades libias, el Consejo Nacional de Transición (CNT).

El cadáver de Khadafy fue metido en el frigorífico de carnes del mercado de la ciudad de Sirte. Según Marx, Hegel decía que la historia se repite, a lo cual Marx agregó que, primero como tragedia y después como comedia, en alusión al golpe de Napoleón I de 1799 y al que después ejecutó Napoleón III el 2 de diciembre de 1851.

En la muerte de Kadhafy, hay también algunas simetrías con el asesinato del dictador italiano Benito Mussolini. Al ver caer su régimen, el 28 de abril de 1945 huyó hacia Suiza, pero fue detenido en un retén de la guerrilla antifascista y fusilado junto con su amante, Claretta Petacci. Su cuerpo y el de Claretta fueron trasladados a Milán el día siguiente. La muchedumbre los golpeó hasta convertirlos en masas sanguinolentas que fueron colgadas en ganchos de carne.

El derrocamiento de un tirano fue tratado de manera magistral por Gilberto Alzate en una nota de prensa. Para justificar el destronamiento de Laureano Gómez, por Rojas Pinilla, le recordó a Gómez que éste había escrito en el periódico El Siglo en 1939, una nota en donde citaba a Santo Tomás: “Un poder se vuelve ilegítimo o tiránico cuando no procura el bien común, sino el malestar general. Entonces se convierte en sedicioso y es lícito derrocarlo, a menos que se vaya a buscar un desorden peor en detrimento de la multitud”. Gómez citó también en su columna al Cardenal Belarmino Suárez, quien afirmó que la “Resistencia a la tiranía no es sedición” y que “Los tiranos cuando injustamente retienen el poder”… “siempre están haciendo violencia a la república”. (Un ocaso en el cenit. Álvaro Salom Becerra, Pág. 128). Lo paradójico fue que a Laureano Gómez, cuando lo defenestró Rojas, le dieron a tomar de su misma medicina.

Aparte de Santo Tomás, otros pensadores como John Locke, a quien se considera padre del liberalismo, han sostenido la idea de que la autoridad es legítima si descansa sobre el consenso de los gobernados.

Entre Laureano Gómez, Santo Tomás y el filósofo John Locke por supuesto no hay ningún nexo político, pero todos, a su manera respaldaron el derecho a la sedición cuando un tirano (aunque haya sido elegido) oprime a un pueblo. Los dictadores, dicho sea de paso, siempre caen en el pecado de la desmesura, algo que los griegos llamaban la Hybris, que era castigada por los dioses de manera cruel, para recordarle a los poderosos su condición de  mortales. En la mayoría de las ocasiones, los tiranos derrocados disfrutan en otros países del billete robado al erario como fue el caso de Perón, Batista y otros más. No obstante, a veces, el pueblo, en venganza por la opresión no sólo los derroca sino que los asesina, como fue el caso de Kadhafy  y Mussolini .

Ps.  Esta columna de prensa reaparecerá el 20 de noviembre.



*Directivo universitario. Miembro de la Academia de la Historia de Cartagena.



menrodster@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese