Indicadores económicos
2017-05-24

Dólar (TRM)
$2.904,61
Dólar, Venta
$2.800,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,50
Euro
$3.257,52
UVR, Ayer
$250,03
UVR, Hoy
$250,07
Petróleo
US$51,47

Estado del tiempo
2017-05-24

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 14:30

Marea max.: 27 cms.

Hora: 22:28

Dirección viento: Sur sureste

Intensidad viento: 4 a 16 kms/h

Temp. superficial del mar: 27 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.9 a 1.6 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 32 ºC

Pico y placa
2017-05-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
5 - 6
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El octavo bateador

Se jugaba el cuarto juego de la serie mundial. “Está haciendo méritos para que lo escojan como el jugador más valioso”, dijo Mike Schmulson, luego de que Edgar Rentería conectara su tercer inatrapable de la noche. Aunque me alegré, dude del pronóstico.

Me pareció un apresuramiento surgido de la solidaridad con el coterráneo que intentaba reivindicar su valía. Además la serie estaba en la mitad, el juego aún no terminaba y, si bien los batazos de Rentería habían contribuido a las victorias de San Francisco, eran los lanzadores quienes habían conseguido lo impensable: detener a la artillería que concitaba los favoritismos.
Al concluir ese juego revisé en internet las páginas deportivas de Estados Unidos, encontrando que los comentaristas también elogiaban la labor del paracortos de Barranquilla y pronosticaban su escogencia como el más valioso. Me emocioné. La proclamación en sí era otro palmarés en su carrera. Él lo merecía, no sólo porque le estaban reconociendo el haberse sobrepuesto a las lesiones que le mermaron su rendimiento, sino por acallar las voces de quienes, con irrespetos incluidos, consideraban que su fin se aproximaba, porque el octavo lugar en la alineación denotaba el ocaso.
Cuando el quinto partido había entrado en la recta final y a Rentería le correspondió el encargo de traer a casa a los corredores que estaban en segunda y tercera base, sabíamos que su hazaña estaba sin terminar. Faltaba todavía que protagonizara la jugada para definir la serie, de modo que todos esperábamos el hit. Recordábamos el undécimo episodio del último juego de la serie de 1997. Deseábamos que reeditara su proeza para confirmar su condición de gladiador que suele triunfar a pesar de tener el conteo en contra y, de paso, los pronósticos de los periodistas.
El batazo salió con fuerza y tomó altura. Los jardineros en vano persiguieron la pelota, pues ella traspuso la barda. San Francisco había tomado ventaja. El júbilo brotó. Tras él la angustia y la expectativa. Todavía debían retirar a nueve adversarios. Esa es la parte de más riesgos durante un juego de pelota. Pero a esas alturas Rentería y los suyos sabían que no había cabida para los descuidos que abrieran las oportunidades para sus adversarios. Tenían la convicción y la determinación de los triunfadores, que no se resquebrajó ni siquiera tras el cuadrangular del descuento.
Al final el campeonato y el reconocimiento para el octavo bateador, quien volvió a triunfar en una actividad en que la rapidez y precisión en la ejecución de un movimiento determina el éxito de la jugada.
Los noticieros de televisión y los periódicos se ocuparon de difundir la noticia. Era un motivo no sólo para continuar creyendo que la gloria todavía se alcanza a través de la constancia y el sacrificio, sino, también, para exaltar el carácter del deportista, cuya voz no se alzó para elogiarse a sí mismo, sino para enfatizar que la disciplina es asunto cotidiano, dedicarles el triunfo a sus compatriotas y reclamar un mayor apoyo para los infantes que practican este deporte, entre quienes, intuye, estarán quienes lo remplacen.
A todos, por fin, nos quedó claro que Édgar Rentería es un ejemplo a seguir.

*Abogado y profesor universitario.

noelatierra@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese