Indicadores económicos
2017-04-30

Dólar (TRM)
$2.947,85
Dólar, Venta
$2.830,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,46
Euro
$3.203,70
UVR, Ayer
$249,07
UVR, Hoy
$249,11
Petróleo
US$49,33

Estado del tiempo
2017-04-30

marea

Marea min.: -20 cms.

Hora: 10:31

Marea max.: 21 cms.

Hora: 02:37

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 05 a 25 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.0 a 1.5 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 33 ºC

Pico y placa
2017-04-30

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El ojo morado

La edición cincuenta y dos de la revista española Esquire de mayo pasado que ha sido titulada Enemigos íntimos trae en la carátula la fotografía de aquel García Márquez golpeado por Vargas Llosa.

Una vez más, el trillado incidente estrictamente personal de hace décadas entre los dos monstruos de la literatura latinoamericana sale a la palestra con un close-up del ojo izquierdo morado de Gabo para mover con morbo en un nuevo artificio mediático las ventas, sin darle oportunidad a los protagonistas de manifestar el perdón o el olvido (¿por qué no?) y poner así punto final a un hecho entre dos seres humanos que sólo debe interesarles a ellos.

Esa publicación sucede, cuando precisamente Vargas Llosa ha dado un nuevo golpe, esta vez con su más reciente título luego del Nobel, La civilización del espectáculo, pero eso no parece mover a los medios interesados en frivolidades, tal vez porque hay que leer doscientas veintiséis páginas, demasiadas para el ágil periodismo del espectáculo que el escritor incluye en su crítica. Un ensayo sobre la cultura que bien podría haber convertido, con la maestría que lo caracteriza, en la ficción de la diatriba de un aristócrata anticuado incapaz de comprender el palpitar de la cultura contemporánea. Es el mismo Vargas Llosa quien con este ensayo pareciera asumir el papel del desconsolado personaje de El Gatopardo, don Fabrizio Corbera, príncipe de Salinas, quien se lamenta del final de una época y el comienzo de otra a la que no pertenece y mucho menos comprende. En este caso es la visión de cultura de su clase social y del tiempo de sus abuelos la que ha desaparecido. Y Vargas Llosa no comprende, ni intenta hacerlo, la vitalidad cultural del momento en la que se han roto todos los moldes: conceptuales, estéticos y sociales.

La voz que narra el ensayo sale en defensa de lo que el perturbado personaje insiste en llamar alta cultura, mientras ataca la democratización y la masificación de la cultura, incluida la literatura. Se muestra conturbado con el papel de la educación como transmisora de culturas porque la cultura no puede ser para todos. Eso que los museos permitan a millones de seres humanos y turistas apreciar el patrimonio histórico y cultural de las naciones y encontrar allí su memoria le irrita.

Tiene Vargas Llosa en su cabeza una idea de cultura superada por el rico debate y los prolíficos aportes de las ciencias sociales durante más de cuarenta años. Le gusta más esa cultura que separa, segrega, establece jerarquías y distancia a caprichosos portadores encumbrados por su cúmulo de información del resto de la sociedad. Su cultura es la de las letras y las artes para las elites. El ensayo es un puñetazo más, y los moretones que produce con este golpe fuerte a artistas e intelectuales contemporáneos -que desprecia- parecen más otra pieza de esa civilización del espectáculo que tanto critica.

 

*Profesor universitario

 

albertoabellovives@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Hay que recordar a Jose

Hay que recordar a Jose Ortega y Gaset,interprete del cambio de época del siglo 19 al 20,en su libro "La rebelión de las masas".Europa veía sorprendida el colapso de su sociedad burguesa y romántica con la irrupción de una nueva clase trabajadora e ilustrada que en transición era "snob",pero que atropeyaba los dogmas y se imponía en su aspiración a ser determinante de su propio futuro.

CLASICA AÑORANZA BIZANTINA,

CLASICA AÑORANZA BIZANTINA, LA TUYA AL ESCRIBIR ESTO Y LA DE LA SUSSODICHA REVISTA, SABES TU, CON QUE LE PEGO VARGAS LLOSA A GABO ? CON LA CARTERA QUE USABA QUIDADA EN SU HOMBRO, Y SABES POR QUE ?, POR QUE GABO LE HABIA COGIDO SIN PERMISO SU MESESER ,PINTALABIOS Y CORTA UÑAS, CUANDO VARGAS SE DIO CUENTA DE ELLO, AHI FUE TROYA......( PELEAS DE PELAITAS VAGABUNDONAS ,Y tu alberto en la mitad)

Que comentario tan mediohuevo

Que comentario tan mediohuevo el de este gasj, que mejor debería firmar como pedosj. A propósito, ¿qué car4jos es una añoranza bizantina? Eso no existe; se te cruzaron los cables con las discusiones del mismo nombre. Mejor respeta a dos de los grandes escritores de América y del mundo y trata de hacer algo útil.

Argumentos facilistas los del

Argumentos facilistas los del columnista.Vargas Llosa no separa ni segrega, y menos piensa para élites, su obra es ejemplo de su pensamiento, está llena del mundo popular --clase media, amas de casa, cortesanas, oficinistas, etc-- con eso tan evidente se descarta el juicio erróneo del columnista. Lo que Vargas dice es que hay elementos culturales que han sobrevivido siglos, y que deben protegerse ante la fuerza de la novedad: hoy se lee más a Harry Potter que la Odisea...Sabemos que Poter pasará, pero hay que proteger la Odisea.