Indicadores económicos
2017-06-24

Dólar (TRM)
$3.010,68
Dólar, Venta
$2.905,00
Dólar, Compra
$2.715,00
Café (Libra)
US$1,37
Euro
$3.363,83
UVR, Ayer
$251,06
UVR, Hoy
$251,08
Petróleo
US$43,01

Estado del tiempo
2017-06-24

marea

Marea min.: -18 cms.

Hora: 07:07

Marea max.: -10 cms.

Hora: 11:57

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 11 a 21 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 1.2 a 2.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 36 ºC

Pico y placa
2017-06-24

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

1 - 2
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El Padre Gustavo García

El reciente asesinato del padre Gustavo,  joven sacerdote Eudista y evangelizador de juventudes, me lleva a reflexionar sobre el don del sacerdocio.

El domingo pasado, en el día del “Buen Pastor”, celebramos –igual que el Jueves Santo– el día de los sacerdotes.

Gracias a Dios la Iglesia sigue teniendo buenos sacerdotes que dan la vida por su Pueblo. Reconocemos que algunos fallamos– somos seres humanos frágiles y pecadores– pero ello no nos impide hacer justicia reconociendo públicamente que los buenos sacerdotes son, por fortuna, la gran mayoría, hombres untados de Dios que siguen el ejemplo de Jesús.

Para el año 2000 participé del jubileo de los sacerdotes en Roma. Lo celebramos justo por los 80 años del Beato Juan Pablo II. Escuché muchos testimonios. Varios eran auténticos mártires en vida, sufrieron con heroísmo glorioso la persecución religiosa de los regímenes totalitarios. Sometidos a torturas, humillaciones y a las vejaciones más indignantes, permanecieron fieles a Cristo, su fe y sacerdocio. Recuerdo mucho a aquel anciano sacerdote albanés, arrestado en 1947 por falsas acusaciones, y nos contaba, conmovido, que pasó su vida como prisionero y en trabajos forzados, y que conoció la libertad a los 80 años, en 1989, cuando celebró su primera Misa en medio a la gente. ¡Sacerdote santo!

Todos hemos tenido a nuestro lado sacerdotes estupendos que nos ayudaron a mantenernos en pie a pesar de las dificultades. Y a ellos les debemos la perseverancia en la fe y en nuestra vocación cristiana. Si algo dejó el padre Gustavo en la vida de los jóvenes de su universidad fue una huella indeleble. De San Francisco de Sales, la gente solía decir: “¡Cuán bueno debe ser Dios, cuando ya es tan bueno el obispo de Ginebra!”.

Me impresionó también el testimonio que narró Mons. Tadeusz Kondrusiewicz, Arzobispo de Moscú: «Perni es una ciudad que se encuentra en los Urales y durante el comunismo había allí campos de concentración. Todavía en los años ochenta estaba detenido en ese lugar un sacerdote lituano, Sigitas Tamkjavicius, hoy obispo metropolitano de Kaunas. Después de la santa Misa los fieles me invitaron a visitar el cementerio. Me llevaron ante la tumba del primer sacerdote que había trabajado en esa ciudad, muerto en el siglo XIX. La gente me decía: “Durante sesenta años hemos permanecido sin iglesia y sin sacerdote, pero estaba esta tumba; y durante las fiestas veníamos aquí y rezábamos sobre esta tumba, incluso confesábamos nuestros pecados. Ninguno de nosotros ha conocido al sacerdote que está sepultado aquí. De él sólo sabemos lo que nos han contado nuestros abuelos. Y, sin embargo, durante estos sesenta años él, de modo invisible, ha estado entre nosotros, como si hubiera salido de la tierra para enseñarnos a ser fieles a nuestra vocación cristiana. Gracias a esta tumba hemos conservado la fe, que ahora renace y se refuerza”».

Hoy la Iglesia sigue teniendo sacerdotes llenos de amor a Dios y al prójimo que desgastan su vida, en silencio y a escondidas, como la vela del Santísimo que se consume en un continuo acto de amor y de adoración a Jesús Eucaristía. Gustavo era uno de ellos.

*Director del Programa de Desarrollo y Paz del Canal del Dique.

ramaca41@hotmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese