Indicadores económicos
2017-11-20

Dólar (TRM)
$3.003,19
Dólar, Venta
$2.838,00
Dólar, Compra
$2.690,00
Café (Libra)
US$1,44
Euro
$3.542,26
UVR, Ayer
$252,09
UVR, Hoy
$252,09
Petróleo
US$56,55

Estado del tiempo
2017-11-19

marea

Marea min.: 20 cms.

Hora: 11:42

Marea max.: -11 cms.

Hora: 21:56

Dirección viento: Sur suroeste

Intensidad viento: 8 a 19 kms/h

Temp. superficial del mar: 28 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.5 a 1.0 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 27 ºC
Máx. 31 ºC

Pico y placa
2017-11-20

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

9 - 0
Taxis
9 - 0
Motos
1 - 3 - 5 - 7 - 9

El pasado no perdona

En un bello y sabio ensayo de Fernand Braudel llamado La historia, encontré unas líneas que me llevaron al hábito olvidado de subrayar y glosar. Lo había abandonado hace años.

Desde que quedé atrapado en el encanto útil de los cuadernos y las Moleskine. Ellos hacen visible el acto estimulante de acabar y dejar la huella del trajín. Utilizadas y abandonados por ahí permiten remover los momentos olvidados.

Las palabras de Braudel que tentaron al lápiz verde, dicen: “(…) las grandes partidas de la época actual se jugaron, ganaron o perdieron, en el pasado.”

La aseveración es una de las intuiciones que en el examen del Mediterráneo el historiador encuentra y sin ruido deja allí para que alguien reciba su destello.

Es probable que la primera sensación para el lector esté impregnada de fatalismo. Como si el pasado rigiera los esfuerzos o desfallecimientos de un presente cuya duración estará subordinada a esa partida que se jugó en un tiempo remoto.

La aceptación práctica de la sentencia hace urgente el conocimiento del pasado para descubrir su rostro en el hoy. De otra manera resultará infinito el empeño por contrariar algo ya decidido y vivo bajo capas provisorias.

La idea de ese pasado actuante aparece en la consideración que refiere Braudel a propósito de las civilizaciones y cómo “una civilización es una continuidad que, cuando cambia, (…) incorpora antiguos valores que sobreviven a través de ella y siguen siendo su sustancia.”

El lector también podría conjeturar que la impaciencia humana por regir, definir, imponer, en un tiempo breve modificaciones sociales, mentales, no es más que un gesto de la empecinada vanidad. Sería sensato aplicarse a encontrar el hilo de aquello que persiste y el vacío de aquello derrotado para avanzar con menos incertidumbre a la esquiva tierra de promisión.

En tanto seguiremos en el intento de resolver pequeños litigios que acosan la vida y ocupan la imaginación hasta asfixiarla.

Quién sabrá si el revuelto entre lo que fue resuelto en el pasado y por alguna circunstancia quedó interrumpido y las formas de apariencia novedosa con las que pretendemos fundar porvenir, será el motivo de las tardanzas en las soluciones y el fracaso de los radicalismos.

A lo mejor ha llegado la hora de que los asuntos esenciales de una sociedad, la comida, la educación, la justicia, la propiedad, reciban un tratamiento menos inmediatista y que se indague el pasado con mayor voluntad de riesgo que las previsiones de un futuro mezquino que hasta la bruja Mayeya lo desentraña sin fumar tabaco.

Poco a poco la encrucijada aprieta a los humanos para que vivan la existencia como un proyecto en el que cada quien es si acaso, una pompa de jabón. Un grano de estrella en las tormentas solares.

Reconocido el pasado se podrá distinguir el hoy y sus exigencias. Como el empeño de mujeres y hombres que quieren vivir el afecto con su igual: varones con varones; hembras con hembras. Un amor que en unos casos excluye los hijos y en otros los exige, por adopción u otro procedimiento. Sería conveniente estudiar una institución específica sin embutir todo en la antigua tradición del matrimonio, tan gastada y socorrida.



*Escritor



rburgosc@etb.net.co

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS



DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese