Publicidad
Publicidad

Indicadores económicos
2016-12-10

Dólar (TRM)
$3.002,80
Dólar, Venta
$2.900,00
Dólar, Compra
$2.850,00
Café (Libra)
US$1,57
Euro
$3.170,65
UVR, Ayer
$242,34
UVR, Hoy
$242,32
Petróleo
US$51,50

Estado del tiempo
2016-12-10

marea

Marea min.: -15 cms.

Hora: 00:49

Marea max.: 24 cms.

Hora: 08:19

Dirección viento: Variable

Intensidad viento: 5 a 15 kms/h

Temp. superficial del mar: 26 ºC

oleaje

Cartagena-Islas del Rosario: 0.8 a 1.3 metro(s) de altura

Estado

estado
Mín. 26 ºC
Máx. 29 ºC

Pico y placa
2016-12-10

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

Sábados de 7 a.m a 3 p.m

7 - 8
Taxis
N/A - N/A
Motos
N/A - N/A - N/A - N/A - N/A

El piano de Carlos Alemán

Ayer recibí, dedicado, un ejemplar del libro de Carlos Alemán Zabaleta, el momposino nacional, titulado “En cada casa un piano”.

Bien editado por Trilce Editores de Bogotá, donde yo solía comprar libros viejos cuando allá residía, lo leí de corrido, acezante, buscando su esencia. Y la hallé en el propio autor, en las veinte letras de su nombre, que algunos reducen al teutónico “Alemán”, otros al camarada “Carlos” y que yo, ahora, sitúo en su nombre y apellido, hecho del agua del río Magdalena antes de abandonar a Mompox, porque a su corriente mi amistad recurría para nombrarlo. La dedicatoria me abruma: “A Jaime Angulo Bossa, el último liberal sobre la tierra…”, dice. Claro, él, de los pocos que quedan, se excluyó del heroico grupo dejándome en el Bárbula soñado cuando quise ser un Atanasio Girardot de la rebeldía, porque sabiéndome ingenuo lo creería. No fallecí en ese virtual Bárbula porque los realistas de hoy, derechistas, me perdonaron la vida ante mi osadía revolucionaria. Afirman que dijeron: ¿por qué matar a quien quiere ser vanidosamente mártir? Y añadieron: dejémoslo vivo para que sufra soñando libertad que soñarla duele.

Y consciente le creo a Carlos Alemán al opinar que soy el último de los liberales -de izquierda, claro- afirmación avalada por la sentencia filosófica que reza: “la ficción también es realidad”. En mi imaginario vital me veo solo, acompañado de nadie, pues no tengo ya compañeros que lo sean, idiotizados casi todos por las pócimas neoliberales que Gaviria, de boticario, y Pardo, de menestral, les recetan cada día en su ardua búsqueda de puestos y contratos, no de gobiernos para cambiar a Colombia, sino para ratificar el poder de quienes se oponen a toda transformación igualitaria. Yo, en cambio, solitario y arando en el mar como el Padre Bolívar, grito sin que nadie me oiga, dolor estético que mitigo deleitándome con las notas del viejo piano de Carlos tocado por sus dedos de viento.

El título es formidable: viene del hecho de que todos en el antiguo Mompox tenían en su casa un piano. Carlos tocó en el suyo, heredado de sus abuelos, cantos de izquierda como la Marsellesa, el Himno del 5° Regimiento, la Guaneña, la Internacional, porque sus notas daban solo las armonías musicales de la revolución. Me dicen que en Mompox, donde cuentan que todavía se habla latín, veían a Carlos de madrugada tocar el piano con un libro en una mano y un fusil de guerra civil en la otra. No se sabía cuando sus dedos pulsaban las teclas para crear música si estaban, como estaban, dedicados a la lectura y a la guerra. Pero las tocaban. Por eso dicen que Carlos a la vez es real y fantasmal, de carne e ilusiones y que cuando uno lo saluda, no se siente su mano sino la brisa que la lleva.

Léanse este bello libro de Carlos Alemán. Estrújenle sus pesadillas inteligentes que es lo más real que tiene y métanselas en su sangre para que, viajeras en ella, desemboquen en la prosa breve de sus páginas donde hallarán el inicio de los abrazos que uno en su tinta lee, hechos de pluma y conciencia. En las librerías los libros mueren ante la ausencia de ojos que los lean, pero cuando llegan a manos de uno como este de Carlos, tocados de afectos combatientes, se oye cómo marchan los latidos del corazón que lo escribiera.

*Abogado, catedrático, ex Representante, ex Senador, ex Gobernador, ex embajador ante la ONU.

jangossa3@gmail.com

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

Publicidad
Publicidad
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese