Indicadores económicos
2017-04-23

Dólar (TRM)
$2.868,89
Dólar, Venta
$2.835,00
Dólar, Compra
$2.570,00
Café (Libra)
US$1,52
Euro
$3.069,13
UVR, Ayer
$248,80
UVR, Hoy
$248,84
Petróleo
US$49,62

Pico y placa
2017-04-23

Hoy no salen los vehículos con placa:

Vehículos Particulares

De lunes a viernes 7 a.m a 7 p.m

-
Taxis
-
Motos
- - - -

El poeta Gonzalo Rojas y su trino

Quien se hace llamar Jorge Manzur, me envía desde su móvil un mensaje injurioso para expresar su desacuerdo con lo opinado en mi columna Trinos contra la Justicia, El Universal, jueves, abril 28 de 2011.



Es verdad que yo no conozco, más allá de lo que el resto de colombianos, a AUV, que es como llama en tono de intimidad y proximidad a Álvaro Uribe Vélez, ex Presidente de Colombia, el señor Manzur.

Pero del mismo modo que lo siente el resto de colombianos respetuosos del orden y la institucionalidad, cuanto digo en la referida columna es que no comparto que se convoquen marchas para protestar contra la Justicia porque juzgó y condenó, por conductas dolosas y punibles, a amigos, subordinados y copartidarios de quien ostentó por ocho años la Presidencia de la República.

Y no comparto tal proceder porque esa actitud configura conducta sediciosa y en nada se diferencia de los paros armados y las marchas que convoca cada tanto la subversión contra el orden y la legitimidad.

Sólo que mientras los alzados en armas combaten por conseguir su objetivo de acabar con el Estado y las instituciones a punta de balas y terrorismo, un ex presidente de la República está obligado a guardar la más absoluta lealtad y fidelidad a uno y a otras. Entre las más, a la Justicia. A la cual debe respeto, sometimiento, solidaridad, apoyo y acatamiento.

Así las cosas, quien quiera sea Jorge Manzur, le exijo respeto por mi integridad física y por mi integridad moral. Y sea cual fuere su condición social, política, económica o académica, su agresión la considero una amenaza en una y otra dirección y como tal, susceptible de denunciarla penalmente.

A mis lectores, amigos, colegas, poetas, empresarios e intelectuales, a quienes agradezco sus voces solidarias, les digo que esta columna la inspiró el poeta chileno Gonzalo Rojas, recientemente fallecido y a quien su pueblo, su gobierno, su presidente, sus gremios, la nación chilena toda sin excepción, tributó el más cálido y ferviente homenaje de admiración y gratitud por su trino poético universal. Por su voz inclaudicable.

Por la belleza de un canto que hizo del lenguaje una posibilidad estética en la que siempre asomó en su desnuda dimensión, en su totalizadora vocación, el hombre sin límites, su humanismo prevaleciente y la fuerza transformadora de su ser trascendente. De su paso solidario por la vida:

/Me arranco las visiones//y me arranco los ojos cada día que pasa.

/No quiero ver/ / / ¡no puedo!//ver morir a los hombres cada día/.

/Prefiero ser de piedra//estar oscuro/

/a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír/

/a diestra y a siniestra con tal de prosperar en mi negocio/.

/No tengo otro negocio que estar aquí diciendo la verdad/

/en mitad de la calle y hacia todos los vientos:

/la verdad de estar vivo//únicamente vivo/

/con los pies en la tierra y el esqueleto libre en este mundo/.

Gonzalo Rojas, poeta chileno, hijo de minero, renovó el lenguaje para la Poesía, lo refundó y le dio una nueva utilidad estética en su oficio mayor de poeta:

/Un aire, un aire, un aire, /

/un aire/

/un aire nuevo:

/no para respirarlo/

/sino para vivirlo/.

*Poeta

elversionista@yahoo.es

 

Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de www.eluniversal.com.co.

TEMAS

DE INTERÉS

Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los usuarios y no reflejan la opinión de www.eluniversal.com.co. Nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que se consideren no pertinentes. Consulte los términos y condiciones de uso.

Para enviar comentarios Inicie sesión o regístrese

Comentarios

Felicitaciones por su

Felicitaciones por su columna, Cristo. Usted es un escritor valioso. Lástima que tenga que recibir amenazas mafiosas de esa clase de elementos intolerantes, verdaderos bandidos que se ocultan en el anonimato para cometer sus crímenes.